Algunas de las grandes monedas latinoamericanas podrían tener una semana de avances frente el dólar, con el peso mexicano en primera línea, después de que Estados Unidos alcanzó un acuerdo con México sobre migración y retiró la amenaza de imponer aranceles a todos los envíos de la segunda mayor economía de América Latina.

A última hora del viernes, funcionarios de alto rango finalizaron tres días de intensas negociaciones con un acuerdo sobre flujos migratorios hacia Estados Unidos, por lo que Washington canceló la imposición de gravámenes de 5.0% a los envíos mexicanos, que entraban en vigor en esta jornada.

Ya el domingo, el peso mexicano llegó a escalar cerca de un 2.0% en las operaciones en el exterior, hasta los 19.2450 unidades por dólar, después del acuerdo alcanzado. La moneda se había depreciado un 2.5% hasta la semana pasada luego que el mandatario estadounidense, Donald Trump, amenazó el comercio.

El peso de México también fue presionado la semana pasada por una baja de la calificación de la deuda soberana por parte de Fitch y una rebaja de panorama de estable a negativo por parte de Moody's.

El que no se llegara a aplicar los aranceles fue visto como un verdadero salvavidas para la moneda mexicana, a la que analistas veían cotizando hacia las 20.6 unidades por dólar de haberse concretado la amenaza de tarifas.