Los inversionistas se muestran nerviosos tras la apertura de una investigación antimonopolio contra Alibaba y la presión de las autoridades financieras chinas sobre Ant Group.

Alibaba ha perdido casi 116,000 millones de dólares de capitalización en dos jornadas debido al nerviosismo derivado de la creciente presión regulatoria del gobierno chino sobre el imperio del multimillonario Jack Ma.

En los últimos meses, el empresario ha visto cómo las autoridades del país han situado en su punto de mira sus dos joyas de la corona: el gigante de comercio electrónico Alibaba y la fintech Ant Group.

La ampliación del programa de recompra de acciones de Alibaba desde los 6,000 millones de dólares hasta 10,000 millones de dólares no ha sido suficiente para calmar a los mercados.

La cotización del gigante de comercio electrónico está en su nivel más bajo desde junio, tras caer ayer 29 de diciembre, 8% en la Bolsa de Hong Kong, después de que el domingo los reguladores urgieran a Ant Group, la fintech controlada por Jack Ma, a rectificar algunas de sus actividades financieras.

El pasado jueves, la acción se desplomó 15% al conocerse el inicio de una investigación antimonopolio en China sobre algunas prácticas de negocio del gigante del comercio electrónico.

La indagación se centra en las supuestas presiones de Alibaba a comerciantes que venden productos en sus plataformas para lograr acuerdos de exclusividad que les impidan estar en marketplaces de sus competidores.

La investigación, una de las primeras de este calado en una gran tecnológica china, supone un nuevo golpe para Ma después de que en noviembre las autoridades del país suspendieran la salida a Bolsa de Ant Group, dos días antes de debutar en las Bolsas de Shanghái y Hong Kong. El grupo financiero, dueño del servicio de pagos Alipay, buscaba recaudar 37,000 millones de dólares, la que habría sido la mayor OPV de la historia.