Aeroméxico tuvo un aterrizaje forzado durante el periodo julio-septiembre del 2016 en el que su gasto de operación se incrementó a doble dígito por diferentes factores económicos.

Al entregar su reporte a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la aerolínea informó que los gastos de operación en el tercer trimestre de 2016, incluyendo renta de equipo, depreciación y amortización, fueron por un total de 12,994 millones de pesos, lo que representó un incremento de 15.1% con relación a lo registrado en el mismo periodo de 2015 debido, principalmente, al impacto negativo de la depreciación cambiaria y al incremento en capacidad.

La volatilidad cambiaria provocó que los precios del combustible promedio aumentaran, al pasar de 7.57 a 7.75 pesos por litro.

Sobre el incremento en los precios de combustible, la empresa comentó que el precio promedio del combustible en pesos pagado por Grupo Aeroméxico creció 2.4% en comparación con el tercer trimestre del año anterior, por el impacto neto de la depreciación del peso mexicano, lo que contrarrestó el efecto de menores precios del combustible en dólares .

La aerolínea informó que en el rubro de depreciaciones y amortizaciones totalizó 749 millones de pesos durante el tercer trimestre, un incremento de 5.5% respecto del mismo periodo del 2015 debido, principalmente, al efecto de la depreciación cambiaria y el incremento de operaciones.

En el periodo reportó una utilidad neta de 665 millones de pesos en el tercer trimestre del 2016, con un margen de 4.6 por ciento.

Además, el flujo operativo (EBITDA) de la aerolínea se ubicó en una cifra de 4,063 millones de pesos, lo cual representó un incremento de 22.2% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

cesar.rodriguez@eleconomista.mx