Por lo anterior y con el fin de propiciar un funcionamiento ordenado del tipo de cambio, la Comisión de Cambios instruyó al Banxico para implementar un programa de Coberturas Cambiarias (CC) liquidables al vencimiento por diferencias en moneda en moneda nacional.

Este mecanismo se enmarca en los contratos de futuros financieros over the counter (no estandarizados y sin llamadas de margen), y consiste en pactar un tipo de cambio en una fecha futura y cuando ésta llega, pagar la diferencia entre el tipo de cambio pactado en la CC y el que se observa en el mercado cambiario en ese momento. Si el tipo de cambio de mercado es mayor que el pactado en la cobertura cambiaria, el vendedor de la CC (en este caso, Banxico) pagará la diferencia al comprador de la misma (que en este mecanismo es una institución bancaria) y viceversa: si el tipo de cambio de mercado es inferior al de la cobertura, el comprador de la cobertura (la institución bancaria) deberá pagar la diferencia al vendedor de la misma (Banxico).

El programa estipula que las instituciones bancarias que participen en la adquisición de estas coberturas cambiarias podrán también ofrecerlas a los distintos participantes del mercado cambiario. Esto permite otorgar a exportadores, importadores, inversionistas y público en general un mecanismo eficaz para manejar de manera eficiente sus riesgos en la paridad peso-dólar sin comprometer para tal efecto las reservas internacionales del banco central. En el comunicado de la Comisión de Cambios se específica que las coberturas cambiarias tendrán una duración máxima de 12 meses. La primera subasta será por 1,000 millones de dólares y se realizará el próximo 6 de marzo en los términos que especifique la convocatoria respectiva. El monto del programa será hasta por 20,000 millones de dólares y Banxico renovará la totalidad de los vencimientos de estas operaciones en tanto la Comisión de Cambios lo considere pertinente.

Esta nueva medida de política cambiaria tuvo un impacto positivo e inmediato sobre el tipo de cambio peso-dólar, que en el mercado interbancario finalizó las operaciones del viernes 24 de febrero en 19.88 pesos. Desde el 19 de enero, cuando el tipo de cambio registró un máximo histórico de prácticamente 22 pesos por dólar, la divisa mexicana se ha apreciado 10.4 por ciento. En lo que va del 2017 el terreno recuperado frente a la divisa estadounidense es de 4.2 por ciento.

Esta medida permite además reducir la presión alcista sobre la tasa de referencia del Banxico. Entre el 29 de noviembre del 2016 y el 9 de febrero del 2017, Banxico ha realizado cuatro incrementos de 50 puntos base en su objetivo para la tasa de fondeo gubernamental en el mercado interbancario, que actualmente se sitúa en 6.25 por ciento. Esta enérgica política monetaria refleja el compromiso de la autoridad monetaria para mantener la inflación dentro del objetivo de 3% anual +/- 1 punto porcentual y en el proceso de alza ha contribuido a estabilizar el mercado cambiario. Sin embargo, el costo de esta política es el encarecimiento del crédito, lo que eventualmente puede incidir negativamente en el consumo doméstico, una de las variables con mejor desempeño en México a lo largo del 2015 y el 2016.

En el mercado accionario, el índice de precios y cotizaciones finalizó la semana en 47,048 puntos con un retroceso semanal de -0.20% y un avance en el año de 3.15 por ciento.

Tras los relativamente buenos reportes financieros al cierre del cuarto trimestre del 2016; la dificultad del índice para superar los 48,000 puntos bien puede reflejar la cautela de los inversionistas ante lo que se antoja una complicada y posiblemente larga revisión de la relación bilateral con Estados Unidos; la cual irá más allá del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

En la coyuntura actual, el Gobierno mexicano ha expresado su decisión de revisar todos los temas de la relación comercio, migración, seguridad, etcétera de forma integral y conjunta; los comunicados en torno a la visita de los secretarios de Estado (Rex Tillerson) y Seguridad (John Kelly) de EU para dar inicio a estas negociaciones, parecen confirmar que será un proceso largo y complejo y por tanto una fuente de volatilidad en el mercado accionario.

Debt Senior Analyst & Portfolio Manager

Pichardo Asset Mangment.

Asesores Independientes de Portafolios de Inversión.