Las acciones del fabricante estadounidense de armas de fuego, Smith & Wesson, se dispararon el pasado viernes 17.22%, a 23.35 dólares cada una en el NASDAQ, después de los resultados trimestrales de la compañía que superaron las expectativas de los analistas de Wall Street.

Las ganancias por acción de Smith & Wesson de 1.71 dólares superaron el pronóstico de Reuters en 69 centavos. Los ingresos de la empresa de 322.9 millones de dólares también superaron una estimación de 259.8 millones de dólares.

Smith & Wesson también aumentó su dividendo en un 60% y autorizó una recompra de acciones de 50 millones de dólares.

Por si fuera poco, los papeles de la emisora subieron 22.2% en mayo, según datos proporcionados por S&P Global Market Intelligence.

Las preocupaciones por la nueva legislación de control de armas, junto con la incertidumbre política y otra ronda de controles de estímulo, han creado la tormenta perfecta de nueva demanda.

El de armas de fuego es un negocio cíclico, aunque este ciclo no está vinculado a la economía, sino a cuestiones políticas, según analistas de The Motley Fool.

Aseguran que la nueva legislación pueda dificultar la propiedad, seguido de una pausa en la demanda cuando las leyes de propiedad de armas permanecen sin cambios.

termometro.economico@eleconomista.mx