La CFA Society, asociación mundial que certifica a profesionales del mundo de las inversiones, llevó a cabo en México su primera competencia de Value Investing, una estrategia de inversión en renta variable en la que se busca identificar compañías infravaloradas para invertir en ellas y aprovechar la diferencia entre su cotización y su valor real.

Tras la convocatoria abierta a los miembros de la organización en todo el país, las propuestas juzgadas por profesionales de la industria que llegaron al podio incluyeron compra de títulos para una empresa japonesa, una tecnológica estadounidense poco conocida y una compañía local de tradición. Las propuestas fueron las siguientes.

Tercer lugar: Nintendo

Andrés Ramos, quien trabaja para una empresa de inversión en compañías privadas, obtuvo el tercer lugar con su propuesta de comprar acciones de la compañía de videojuegos Nintendo.

De acuerdo con el analista, Nintendo es una empresa con fortalezas financiera y de propiedad intelectual que pronto dejará de ser una empresa cíclica.

“Nintendo es una inversión con mucho potencial. Lo primero que se debe observar son sus sólidas finanzas, con ingresos muy buenos y estables, además de 25% de su capitalización en efectivo. Otra ventaja es que Nintendo prácticamente no tiene deuda e invierte de manera constante en desarrolladoras con buenas propuestas”, explicó en entrevista con El Economista.

La razón por la que la casa de Mario podría dejar de ser pronto una empresa cíclica dijo, es que ha logrado extender la vida útil de sus consolas y por medio de un sistema de ventas digitales y de continuar la experiencia de los consumidores, aplica de manera correcta un sistema que la compañía aprendió de otras más grandes como Apple.

“Existe en estos momentos un sesgo. El mercado no está interpretando bien los esfuerzos de Nintendo. Esto nos da una oportunidad a largo plazo a los entusiastas del Value”, dijo Ramos de la empresa cuyas acciones hoy cotizan en 39,950 yenes japoneses (6,767.96 pesos), con una caída de 9.14% en 2020 que, de acertar, da un amplio margen de compra.

Segundo lugar: Checkpoint Software

Entre las propuestas ganadoras, la compañía menos conocida en México es la tecnológica Checkpoint Software, proveedora global de soluciones de seguridad TI que recientemente incursionó en defensas para los sistemas de almacenamiento en la nube.

De acuerdo con Luis Cuenca y Brian Flores, especialistas en research y pensiones, esta empresa tiene la ventaja de ser pionera en la creación del firewall y es líder de su sector. Tiene como fortaleza finanzas sólidas y un balance sin deuda. “Mantiene una política de distribución de capital que resulta atractiva y un flujo libre de capital con el que recompra acciones constantemente”, dijo Cuenca. 

Checkpoint Software es una compañía tecnológica ha sobrevivido a crisis financieras mundiales y en todos los casos ha mantenido su fuerza en el sector. Junto con el crecimiento que registra la nube como negocio, sus ingresos han crecido apoyados en un modelo de suscripción, cuyo porcentaje poco a poco se eleva entre los ingresos totales de la compañía.

“Se trata de una compañía que ha sabido adaptarse y competir a un nivel muy alto. Además, tiene la ventaja de que el CEO y el chairman de la empresa poseen 22% de las acciones de la compañía. Esto quiere decir que sus objetivos siempre avanzan muy de la mano con los de sus inversionistas”, explicó Flores.

Primer lugar: Lala

La propuesta que ganó esta competencia fue la de Luis Lira, especialista para un hedge fund (fondo de inversión libre), quien propone una compra de acciones en Lala basada en sus poco acertadas operaciones en el extranjero. “La empresa se ha visto envuelta en polémica por sus operaciones en Estados Unidos y Brasil. Es una oportunidad”, dijo.

Luis Lira afirmó que las débiles operaciones de Lala en el extranjero, que la llevaron a salir del índice S&P/BMV IPC de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), son un factor que se puede aprovechar. Las sólidas finanzas de la compañía y su liderazgo en todos los sectores en los que compite lo permiten.

“Lala es líder en todas las categorías en las que participa como quesos, leche y yogurt. Cuenta con una red de distribución muy grande que le da ventaja sobre sus competidoras, al disminuir sus costos. Sus resultados son sostenibles desde hace 10 años y desde su salida del índice [de la BMV] se volvió una opción importante para encontrar valor”, explicó.

El 3 de marzo de 2019, Lala dejó el índice S&P/BMV IPC por operar debajo del parámetro de liquidez y sus acciones cerraron en 22.84 pesos. Hoy su precio es de 16.16 pesos. Esto significa que la empresa ha perdido 29.24 por ciento. La propuesta de Lira es que un inversionista conservador con paciencia puede buscar un precio objetivo de 23.5 pesos por acción.

El jurado para esta competencia de inversión lo integraron Ignacio Montané, de la CFA; Arturo Leal Magaña, de St James Investments; Roberto Oscoy, de Kue Capital, y Sebastián Miralles, de Tempest Capital. Cada inversionista es responsable de sus operaciones. Las propuestas no son recomendaciones de inversión por parte de El Economista.

[email protected]