El 2016 estuvo dominado por la alta volatilidad ante la incertidumbre económica, política y social tanto nacional como extranjera. El factor de las elecciones presidenciales de Estados Unidos y su resultado inesperado con el candidato electo Donald Trump propició la depreciación del peso mexicano.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) registró un avance en el 2016 de 6.20% que se vio empañado por una depreciación cambiaria de 17.36%, para registrar una pérdida anualizada de 11.16% en términos de dólares.

El 20 de enero del presente año, Donald Trump entra en funciones como presidente de Estados Unidos y los especialistas pronostican que las tasas de interés de referencia estadounidenses seguirán subiendo y tendrán altas repercusiones en los réditos de México, además confirman que lo único seguro es que continuará la volatilidad en los mercados financieros.

Por lo anterior, los gestores estarán buscando las oportunidades de inversión en el 2017, por ello, en El Economista nos dimos a la tarea de realiza un ejercicio con las 141 acciones nacionales que operan en la BMV, para detectar elementos donde podría existir algún potencial de alza en su precio.

En primera instancia decidimos realizar éste ranking solamente con acciones comerciales locales y quitamos los datos de las empresas que ofrecen servicios financieros para poder utilizar indicadores de rentabilidad comparables que obtuvimos del Sistema de Información Economática.

Parámetros

La perspectiva de alta volatilidad en los mercados financieros dará como resultado que los inversionistas nacionales tengan que cazar las oportunidades que se observen en el sector bursátil.

1) El indicador que compara el promedio móvil de los últimos 10 días contra el promedio móvil de los últimos 30 días (última columna de la tabla) tiene que tener un resultado superior a cero y éste es un elemento que indica que hay que estar en esa acción, según María de Lourdes Argil, analista sénior de Economática. Del resultado del dato uno, eliminamos las acciones que estuvieran debajo de cero en la diferencia de los promedios móviles.

2) Se ponderó el retorno porcentual de las acciones durante el 2016.

3) Los niveles del Precio/Utilidad con los últimos datos que se encuentran en la Bolsa Mexicana de Valores .

4) Y el indicador de Utilidad por Acción (UPA).

Se le otorgó un peso específico a cada indicador y se determinó la suma de los cuatro parámetros para realizar dicho ranking, que quedó con 40 emisoras.

Algunas de las emisoras contempladas tienen participación en el IPC; sin embargo, también quedaron en el listados acciones de mediana bursatilidad. Argil, quien también es analista técnico expuso que las acciones que considera con potencial para el 2017 son: ASUR B, Cementos Moctezuma, FEMSA UBD, Grupo Carso A1 e IEnova, que también se encuentran en nuestro ranking.

Los datos aquí presentados son de carácter informativo, en ningún momento pretende ser una recomendación de inversión.

Perspectivas

A la hora de seleccionar las emisoras hay que tomar en cuenta el panorama de los mercados.

Según el Instituto Internacional de Finanzas, los portafolios de mercados emergentes registraron el año pasado el menor flujo de ingreso de fondos desde el 2008 porque los inversionistas respondieron a los shocks globales comprando menos activos de países en desarrollo.

Para Rodolfo Campuzano, director de Estrategia y Gestión de Portafolios de Invex durante el 2017, es probable que el ciclo de alzas en la tasa de referencia continúe, ya que se estima que la tendencia de mayor inflación al consumidor persistirá.

Al inicio del año preocupa el traspaso de la devaluación del tipo de cambio, así como la liberalización de los precios de la gasolina, a lo que se pudiera sumar un ajuste importante sobre el salario mínimo que generaría presiones adicionales.

Estimamos que la inflación para el año que entra se ubicará por arriba del objetivo de inflación de 3.0% y del tope máximo de la banda de oscilación del objetivo , explicó Rodolfo Campuzano, el analista principal de Invex.

Insistió en que se observará una mayor volatilidad del tipo de cambio peso-dólar al acercarse el inicio del mandato de Trump.

No podemos perder de vista que la debilidad estructural del peso se concentra en el déficit de la cuenta corriente (3.0% del PIB) y la incertidumbre por el lado de los flujos en la cuenta de capitales para poder financiarlo durante el 2017 , dijo Campuzano.

Estimó que el dólar promedio del 2017 podría colocarse en 20.70 pesos por cada divisa estadounidense.

Para los expertos de Sura Investment Management México, la perspectiva económica para 2017 es todavía incierta y México vive una situación inédita, con una política monetaria y fiscal restrictiva, con un posible escenario de menor crecimiento y con la amenaza en las relaciones estructurales con Estados Unidos.

Ante este escenario, especialistas sugieren a los clientes mayor cautela y acercarse con los asesores profesionales para invertir en instrumentos adecuados, la clave en momentos de incertidumbre es diversificación.

undefined

[email protected]