Bucarest. El arquitecto rumano Serban Marinescu nunca se imaginó que combatiría la corrupción tan de cerca. Hasta el día en el que un alcalde le reclamó un porcentaje sobre la ganancia de su trabajo y él lo denunció.

El policía Marian Godina se negó a obedecer a sus superiores cuando le pidieron que retirara la multa de tránsito impuesta a un amigo de una política local. Denunció el caso en Facebook, provocando la dimisión de la responsable y precipitando la jubilación del jefe de la policía de Brasov.

La historia de Serban y de Marian es la de dos rumanos entre muchos que no soportan la corrupción que gangrena el país.

Señal de este despertar cívico, cientos de miles de personas se manifestaron desde finales de enero para oponerse a un intento del gobierno socialdemócrata de aligerar la legislación anticorrupción. Una movilización nunca vista desde la caída del comunismo en 1989.

La sociedad rumana ha alcanzado un punto de saturación ante la corrupción y se moviliza muy pronto en cuanto emerge un caso , afirma a la AFP Marian Godina, de 30 años.

La jefa de la fiscalía anticorrupción, Laura Kovesi, lo atribuye a un cambio de mentalidad . Casi 90% de las investigaciones se han abierto a partir de demandas de funcionarios o de particulares.

Serban Marinescu, de 37 años, es uno de ellos.

Humillante

En el 2012, este padre de dos niños ganó con otros colegas un concurso internacional de arquitectura para remodelar la plaza central de Ramnicu Valcea, pero cuando llegó la hora de cobrar, el alcalde Emilian Frâncu les propuso ir a tomar un café .

¿Qué se puede hacer? ¿Aceptar el pago de una comisión como te aconsejan muchos por miedo al poder de las redes políticas o denunciarlo?

Las dos variantes nos daban miedo. No conocíamos a nadie que hubiera denunciado, era territorio desconocido , recuerda Serban.

Uno de sus colegas, al que el fiscal dotó de una cámara y un micrófono ocultos, se reunió con el alcalde en un hotel de Bucarest. El edil le entregó un folio en el que estipulaba que quería 10% de sus honorarios.

Era humillante. Se sentía como un señor dominando a sus vasallos en sus tierras , afirma Serban.

En la cita siguiente, el alcalde fue detenido en flagrante delito. Lo condenaron a cuatro meses de cárcel condicionales. Un día después de su condena, volvió a su puesto de alcalde, era absurdo , recuerda Serban. Después de un recurso de la dirección nacional anticorrupción, Emilian Frâncu fue condenado a prisión firme y encarcelado.

Tanto el arquitecto como el policía están convencidos de que el profesionalismo de las instituciones de lucha contra la corrupción creadas con el apoyo de la Unión Europea al comienzo de los años 2000 ha sido crucial para atreverse a decir que no.

Marian recuerda la época en la que el jefe llamaba a los policías al despacho para obligarles a disculparse ante políticos a los que habían sancionado.

Un ex jefe de gobierno, ministros y miles de altos cargos han sido condenados a penas de cárcel por corrupción en los últimos cinco años.

La corrupción mata

El año 2015 encarnó el cambio: el incendio de una discoteca causó 64 muertos en Bucarest. El establecimiento incumplía las normas de seguridad. Miles de rumanos se manifestaron para denunciar la corrupción de las autoridades y consiguieron tumbar al gobierno.

Por primera vez lo que parecía un cliché, la corrupción mata , se hacía realidad.