Moscú. Casi 2 millones de personas en la península de Crimea estaban sin electricidad el domingo después de que dos torres de transmisión en Ucrania fueron dañadas por explosiones, informó el ministerio ruso de Energía. Rusia se anexionó Crimea el año pasado, pero la región sigue dependiendo de Ucrania para la mayor parte de su suministro eléctrico.

Las dos torres de transmisión en Kherson, Ucrania, fueron saboteadas el viernes. Activistas ucranianos entre los que había tártaros de Crimea-, quienes piden un bloqueo económico de la península del Mar Negro, intentaron impedir los trabajos de reparación el sábado, pero se retiraron tras choques con la policía.

Alrededor de la medianoche hubo explosiones que dañaron otras dos torres de transmisión, dijo la policía de Ucrania. Agregó que no estaba claro quién es el responsable. El ministerio de Energía de Rusia dijo que para la tarde del domingo el suministro de electricidad había sido restaurado para más de una cuarta parte de la población, principalmente en las grandes ciudades, gracias al uso de generadores móviles con turbinas de gas.

El gobierno de Crimea dijo que introduciría cronogramas para el suministro de electricidad y agua a los hogares debido a la afectación de la capacidad de generación de energía. Pocos edificios en Rusia y Ucrania tienen calefacción eléctrica.

La flota de Rusia en el Mar Negro, que tiene su sede en Crimea, no se vio afectada por el corte de energía, informó la agencia de noticias Interfax, citando a un portavoz de la flota.