Estambul. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, advirtió que atacará al régimen sirio en todo el país si sus posiciones militares, apostadas en la región de Idlib (noroeste), son de nuevo agredidas, y acusó además a Rusia de la masacre de civiles.

Señal de la complejidad del conflicto en Siria, en donde participan varios países, fueron los inusuales enfrentamientos registrados el miércoles en el noreste del país entre milicianos prorrégimen y soldados estadounidenses.

Pero es en el noroeste, en la provincia de Idlib, donde la situación es más volátil. A pesar del acuerdo de distensión entre Ankara y Moscú, Damasco lleva a cabo una ofensiva allí desde hace varios meses, con apoyo aéreo ruso.

A la catástrofe humanitaria —casi 700,000 personas han huido por la ofensiva—, se añade una crisis sin precedentes entre Ankara y Damasco, tras la muerte de 14 soldados turcos en una semana por bombardeos sirios.

En un ácido discurso en Ankara, Erdogan amenazó con “atacar al régimen en toda” Siria si hay nuevas ofensivas contra sus fuerzas en Idlib.

Reiteró su ultimátum al régimen, instándolo a retirarse de ciertas posiciones en Idlib antes de fines de febrero, amenazando con hacer “todo lo necesario por tierra y aire” para lograrlo.

En los últimos días, Turquía reforzó significativamente su presencia militar en Idlib, donde en las últimas semanas el régimen y Rusia lograron éxitos militares ante grupos rebeldes y yihadistas.

Según la prensa turca, Ankara desplegó más de 1,000 vehículos en esta provincia en dos días. Este miércoles, un reportero de la AFP vio un convoy de blindados turcos llegando a la ciudad de Binnish (noroeste de Idlib ciudad).

Tensiones Ankara-Moscú

El nivel de tensión entre Ankara y Moscú aumentó este miércoles, tras varios días de combates mortíferos entre fuerzas turcas y sirias en Idlib, que preocupa a la primera por su proximidad fronteriza, temiendo que esta ofensiva provoqué más afluencia de refugiados sirios hacia Turquía, que ya acoge a 3 millones 700,000.

El aumento de tensiones en Idlib erosiona el acuerdo Rusia-Turquía que, a pesar de sus intereses contrarios en Siria, ha reforzado su cooperación.

Fruto de esta asociación y las buenas relaciones entre Erdogan y su par ruso, Vladimir Putin, fue que Ankara y Moscú apadrinasen en el 2018 un acuerdo para el cese de la violencia en Idlib.

Rompiendo con su tradicional prudencia tratándose de Rusia, Erdogan la acusó de perpetrar masacres de civiles en Idlib junto a tropas del régimen, denunciando “promesas que no son respetadas”.

Datos estratégicos

• El ejército sirio mató a 14 militares turcos durante la última semana.

• Idlib está controlada por yihadistas; es el único bastión de la oposición al presidente Assad.

• El Kremlin acusa a Ankara de no hacer nada para “neutralizar a los terroristas” en Idlib.