Washington. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propuso la creación de un Estado palestino con capital en Jerusalén Este, en un intento por lograr la paz tras décadas de conflicto con Israel; sin embargo, indicó que “Jerusalén seguirá siendo la capital indivisible de Israel”.

El plan, anunciado por Trump, considera que Estados Unidos reconozca los asentamientos israelíes en la Cisjordania ocupada. A este respecto Netanyahu celebró la propuesta de Trump calificando el acto como “día histórico”.

Como contrapartida, Israel estaría de acuerdo en aceptar un freno durante cuatro años a los nuevos asentamiento, mientras se negocian las condiciones del Estado palestino..

Una de las propuestas de Trump es que el Estado palestino se desmilitarice.  El plan “garantiza un Estado palestino desmilitarizado para vivir en paz junto a Israel”, indicó la Casa Blanca en un comunicado.

De igual manera, la Casa Blanca publicó un mapa sobre las futuras fronteras de los estados de Israel y Palestina.

El mapa muestra el área de Cisjordania, que contiene unos 15 asentamientos israelíes, conectados al área de la Franja de Gaza por sólo un túnel. Esto técnicamente cumpliría con la promesa de Trump de un estado palestino contiguo.

“Última oportunidad”

“Le expliqué a (Abás) que el territorio asignado para su nuevo estado permanecerá abierto y sin desarrollar por un periodo de cuatro años”, dijo Trump. “Ésta podría ser la última oportunidad que tendrán. Los palestinos están en la pobreza y la violencia, explotados por aquellos que buscan usarlos como peones para promover el terrorismo y el extremismo”, dijo Trump.

“Se merecen una vida mucho mejor” En una conferencia de prensa en Washington, el primer ministro israelí señaló asimismo que los refugiados palestinos no tendrán derecho a regresar a Israel, en tanto se dijo dispuesto a acordar con los palestinos “un camino hacia un futuro estado”, aunque puso como condición que reconozcan al “Estado judío”.

Ningún funcionario palestino estuvo presente en el lanzamiento de la iniciativa en la Casa Blanca.

“Hoy, Israel ha dado un paso gigante hacia la paz”, dijo Trump junto a Benjamín Netanyahu.

“Ayer (lunes), el primer ministro Netanyahu me informó que está dispuesto a apoyar la visión como base para las negociaciones directas, (el líder de la oposición, Benny Gantz) también respaldó”, añadió.

El plan abarca unas 80 páginas, 50 de las cuales constituyen el plan político anunciado el martes y 30 una propuesta de 50,000 millones de dólares para la reactivación económica de Palestina, Jordania y Egipto, que se había anunciado en julio.

Reacción en Palestina

En las grandes ciudades palestinas en la Franja de Gaza, así como en Naplusa y Ramala, en Cisjordania ocupada, miles de personas salieron a las calles para criticar el plan de Estados Unidos.

“El plan no pasará”, se leyó en cartulinas de la gente en Gaza.

Por parte de la agrupación Hamás, también hubo un rechazo enérgico: “Rechazamos el plan. No aceptamos ningún sustituto de Jerusalén como capital del estado palestino”, dijo Jalil al Hayya, uno de los dirigentes de Hamás.