Helsinki. El presidente Donald Trump quiso abandonar el Reino Unido como llegó, sembrando polémica y dando titulares. En una entrevista a la CBS emitida calificó a la Unión Europea como un “enemigo” de Estados Unidos.

Al preguntarle quién es el mayor enemigo de los Estados Unidos en el mundo, Trump respondió: “Bueno, creo que tenemos muchos enemigos. Creo que la Unión Europea es un enemigo, lo que nos hacen en el comercio. Ahora no pensaría en el Unión Europea, pero son un enemigo (...) Rusia es un enemigo en ciertos aspectos. China es un enemigo desde el punto de vista económico, sin duda son un enemigo. Pero eso no significa que sean malos. No significa nada. Significa que son competitivos”, matizó Trump.

En los últimos meses ha sido muy crítico con la UE en términos comerciales, argumentando que sus políticas hacen las cosas más difíciles a los exportadores estadounidenses.

Después de que Trump calificó a la UE como “enemigo”, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, respondió en Twitter utilizando una de las frases favoritas de Trump. “Estados Unidos y la UE son los mejores amigos”, escribió Tusk. “Quien diga que somos enemigos está difundiendo noticias falsas”, añadió.

Antes de iniciar su gira europea, Trump había predicho que la etapa de Helsinki, donde se reunirá con el presidente ruso Vladimir Putin, sería la “más sencilla”. Pero sus últimas declaraciones podrían atenuar las esperanzas de distensión entre Washington y Moscú.

Trump aseguró en su cuenta de Twitter: “Espero reunirme con el presidente mañana”, (hoy lunes). Y agregó: “Desafortunadamente, sean cuales sean los resultados que yo obtendré en la cumbre (...) se me harán críticas a mi regreso diciendo que no fue suficiente”.

Extradición de 12 rusos

El presidente también dijo la entrevista que “podría” pedir a Putin que extradite a Estados Unidos a los 12 agentes de inteligencia rusos acusados de pirateo durante la campaña presidencial estadounidense del 2016.

Este viernes Robert Mueller, el fiscal especial del Rusiagate, presentó una nueva acusación contra los funcionarios de inteligencia rusos por el presunto hackeo y robo de datos de la red informática del Comité Nacional Demócrata y la campaña de Hillary Clinton. Ésta es la primera vez que la investigación identifica directamente a funcionarios del gobierno de Putin.

Al ser consultado sobre si presionaría al mandatario ruso para que extradite a Estados Unidos a los agentes, Trump respondió: “No había pensado en eso. Pero seguramente preguntaré sobre el tema, aunque ocurrió durante la administración Obama. Ellos estuvieron haciendo lo que sea que estuvieran haciendo durante la administración Obama”, señaló.

Washington no tiene ningún tratado de extradición con Moscú y no puede obligar a Rusia a entregar ciudadanos. Una disposición en la constitución rusa prohíbe la extradición de sus ciudadanos a países extranjeros.

Pese a que Trump responsabilizó a los demócratas y al gobierno de su antecesor Barack Obama tras conocerse el viernes la inculpación de los 12 agentes rusos, el embajador estadounidense en Moscú, Jon Huntsman, dijo que “Rusia es culpable de involucrarse y afectar nuestra elección”.

John Bolton, asesor de seguridad nacional de Trump, dijo en una entrevista con ABC que Estados Unidos no buscaría “resultados” y que la reunión sería “desestructurada”, comenzando con una sesión cara a cara entre los dos líderes.

El embajador de Estados Unidos en Rusia, Jon Huntsman, dijo a la cadena NBC que la reunión era “un intento de ver si podemos calmar y quitar parte del drama, y francamente algo de peligro, de la relación actual”.

Tras las polémicas visitas de Trump a Bruselas y Londres, marcadas por duros ataques contra sus aliados de la OTAN y contra la primera ministra británica, Theresa May, éste se entrevistará con el dirigente de un país con el que Estados Unidos mantiene numerosos puntos de fricción.

La anexión en marzo del 2014 de la península ucraniana de Crimea por Moscú, apoyo de Rusia al régimen sirio de Bashar al Asad, nuevos aranceles estadounidenses... La lista es larga. Falta saber qué intención tiene Trump. Si busca seriamente negociar o sólo quiere la foto con su admirado Vladimir.

“No negocies con ellos; llévalos a tribunales”

El presidente Donald Trump no deja de sorprender. Otra de sus posturas la reveló la primera ministra británica, Theresa May, quien dijo que el presidente le aconsejó que “demande” a la Unión Europea (UE) en las tensas negociaciones por la salida de Gran Bretaña del bloque.

Trump contó al término de su reunión con May el pasado viernes que le había dado un “consejo” para llevar adelante el Brexit, pero que la primera ministra “quizás lo había considerado demasiado brutal”.

Cuestionada al respecto en The Andrew Marr Show de la BBC, May respondió con una expresión de asombro: “Él me dijo que yo debería demandar a la UE. No entrar en negociaciones, sino demandarlos”.

May reconoció que hizo caso omiso del consejo con una sonrisa y le dijo: “De hecho, vamos a empezar las negociaciones con ellos”.

En una entrevista, publicada el jueves pasado por el diario The Sun —mientras May lo recibía en una lujosa cena de gala—, Trump dijo que el enfoque de la líder británica probablemente “mató” toda posibilidad de un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos. Trump agregó que había dicho a May cómo llevar las negociaciones del Brexit, “pero ella no me escuchó”.

Tales declaraciones causaron asombro incluso a detractores de May. El mandatario luego pareció suavizar el golpe al decir a los reporteros en la conferencia de prensa conjunta que May es una “mujer increíble” y que estaba “haciendo un trabajo fantástico” como primera ministra.