El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se mostró optimista el viernes en el segundo día de las conversaciones comerciales de alto nivel con China, mientras que Pekín dijo que está abierto a un acuerdo "parcial" que evitaría un aumento en los aranceles a sus productos este mes.

Representantes de las dos mayores economías del mundo han tenido conversaciones intermitentes para resolver una guerra comercial de 15 meses que ha sacudido a los mercados financieros, golpeado las cadenas de suministro y avivado los temores de una recesión mundial.

Funcionarios que incluyen al secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, y el viceprimer ministro chino, Liu He, reanudaron las negociaciones en Washington temprano el viernes. Liu tiene previsto reunirse con Trump en la Casa Blanca a las 18:45 GMT.

"Están sucediendo cosas buenas en la Reunión de Diálogo Comercial con China. Mejor disposición que en el último tiempo, más como en los Viejos Tiempos. Hoy me reuniré con el viceprimer ministro. ¡A todos nos gustaría ver que algo importante ocurra!" Trump escribió en una publicación en Twitter.

Antes del inicio de la reunión, Mnuchin dijo a periodistas que las conversaciones "van bien".

Un periódico estatal chino dijo el viernes que un acuerdo comercial "parcial" beneficiaría a las dos partes y que Washington debería aceptar la oferta puesta sobre la mesa, en un reflejo de la voluntad de Pekín de relajar la situación antes la entrada en vigor de más aranceles.

Los dos países se han impuesto aranceles recíprocos por valor de cientos de miles de millones de dólares.

El jueves Liu, el principal negociador comercial de China, mostró su disposición a llegar a un acuerdo sobre asuntos que preocupan a ambas partes para evitar que las fricciones conduzcan a un aumento de la tensión.

El periódico oficial China Daily afirmó en un editorial en inglés que "un acuerdo parcial es un objetivo factible". Asimismo, agregó que "no sólo supondría un beneficio palpable al romper el impasse, sino que también daría un respiro muy necesario para que ambas partes reflexionen sobre el escenario general".

China dijo previamente que abriría más su sector financiero en sus propios términos y a su ritmo, pero el momento del anuncio sugiere que Pekín está dispuesto a mostrar progresos en su plan para incrementar el acceso foráneo al sector, una de las demandas de Washington en las negociaciones comerciales.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos confirmó el jueves ventas netas de 142,172 toneladas de carne de cerdo a China en la semana que finalizó el 3 de octubre, la mayor venta semanal de la historia al mercado de carne de cerdo más importante del mundo.

Otra señal de progreso es un posible acuerdo monetario entre las dos mayores economías mundiales, si bien sería en gran medida una repetición de pasadas promesas chinas, según expertos en divisas, lo que no alteraría la relación entre el dólar y el yuan, una espina clavada en el costado de Trump.

erp