Washington. La noche del pasado miércoles abogados del gobierno de Trump defendieron ante un tribunal federal de apelaciones su política de reubicar a los migrantes en México mientras esperan sus audiencias de solicitud asilo en los Estados Unidos, argumentando que los reclamos “especulativos” de posibles daños no deberían descarrilar los esfuerzos del gobierno para controlar la afluencia masiva de centroamericanos en la frontera sur.

El escrito, presentado ante el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito en California, apuntó directamente a los defensores de los migrantes que han argumentado robos, violaciones y secuestros durante su estadía en México, por lo que es una opción peligrosa para mantener a los solicitantes de asilo fuera del territorio estadounidense.

Los abogados del Departamento de Justicia argumentaron en el documento que la política que lleva a cabo el presidente Trump es “parte de negociaciones continuas y delicadas” con México respecto a la aplicación de leyes de inmigración.

El hecho ocurre un día después de que la administración de Donald Trump expandiera su programa Protocolos de Protección al Migrante, también conocido como Permanecer en México, a Tamaulipas, uno de los estados más peligrosos de México.

Migrantes “no temen torturas” en México

“No hay nada injusto en la decisión del Secretario de ejercer la facultad discrecional conferida por la ley para devolver temporalmente a los extranjeros a México que ni siquiera expresan su temor a la persecución o la tortura en ese país” comentaron abogados del Departamento de Justicia.

“Una orden judicial (en contra de la medida) frustraría esos esfuerzos, entrometiéndose seriamente en la capacidad del Poder Ejecutivo para conducir la política exterior”.

Las detenciones se redujeron en 28% durante el mes de junio después de que México incrementara la seguridad en su frontera sur.

El presidente Trump ha acusado a los migrantes de presentar solicitudes de asilo simuladas para ingresar rápidamente a los Estados Unidos.