Ottawa. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, pidió disculpas por no autoexcluirse de las discusiones sobre un contrato gubernamental con una oenegé de beneficencia que pagó grandes cantidades de dinero a su familia.

“Cometí un error al no autoexcluirme inmediatamente de las discusiones, dada nuestra historia familiar. Y estoy sinceramente arrepentido”, dijo en conferencia de prensa.

Su disculpa se produjo en medio de las demandas de la oposición sobre un contrato millonario otorgado por el gobierno a la organización de desarrollo y defensa juvenil WE Charity.

La ONG admitió haber pagado el equivalente a 220,000 dólares a la madre, el hermano y la esposa de Trudeau por exposiciones y charlas.

Y el propio Trudeau admitió haber participado en negociaciones con la organización benéfica sobre el contrato. Según dijo, sabía que su madre Margaret trabajaba para WE como abanderada en relación a problemas de salud mental.

Desconocía los “detalles”

“No sabía en detalle cuánto le pagaban varias organizaciones, pero debería haberlo sabido y lo lamento profundamente”, puntualizó Trudeau.

El domingo, el partido conservador opositor de Canadá dijo que le pediría a Trudeau que testificara bajo juramento ante el comité de finanzas de la Cámara de los Comunes sobre el contrato.

“O bien, el primer ministro puede acordar voluntariamente presentarse y asistir -eso es lo que hará si no tiene nada que ocultar-, o el Parlamento puede obligarlo a comparecer”, indicó el legislador conservador Pierre Poilievre.