Una serie de tornados que se registraron la noche del lunes en el noroeste de Texas dañaron líneas de energía eléctrica y destruyeron una planta de servicios petroleros de la empresa Halliburton cerca de la comunidad de Pampa.

La Oficina del Sheriff del condado de Gray, en la región conocida como Panhandle cerca de la frontera de Texas con Oklahoma, informó este día que uno de los tornados provocó graves daños en la planta.

Halliburton envió funcionarios al lugar para evaluar la destrucción, dijo el vocero de la Oficina del Sheriff, Steven White. La compañía de servicios petroleros no ha proporcionado estimaciones oficiales de daños.

NOTICIA: Halliburton pierde 52 mdd por petróleo

La planta había sido cerrada en fecha reciente y no había empleados en el lugar cuando azotó el tornado, dijo la compañía en un comunicado este martes.

Halliburton precisó que como parte del cierre de la planta, se removieron recientemente todos los productos químicos almacenados en el lugar.

NOTICIA: Pese a caída, Halliburton supera expectativas en 2T

Pero dos agentes del Sheriff del condado de Gray, que acudieron a revisar las instalaciones, fueron expuestos al gas natural que se filtró a partir de dos líneas cerradas de la planta, pero fueron revisados por personal médico en la escena y no requirieron de más atención médica, dijo White.

La compañía anunció en abril pasado que la planta de Pampa sería cerrada como parte de un esfuerzo de toda la empresa para reducir costos y recortar puestos de trabajo, ante la desaceleración en la industria provocada por la caída de los precios del petróleo.

NOTICIA: Halliburton advierte de debilidad en sus yacimientos en Norteamérica

abr