La popular red social TikTok, acusada de espionaje por el gobierno de Donald Trump, reforzó este lunes su campaña de comunicación con un nuevo sitio web y una cuenta de Twitter dedicada a combatir los "rumores" en su contra.

"Dados los rumores y la desinformación sobre TikTok que proliferan en Washington y en los medios, queremos dejar las cosas claras", dice la compañía en su sitio, bajo el lema "el último rayo de sol en Internet".

El presidente estadounidense ha acusado a la plataforma durante meses, sin pruebas, de proveer datos de los usuarios estadounidenses a Pekín.

Trump firmó dos órdenes ejecutivas destinadas a obligar a ByteDance, el propietario chino de TikTok, a vender rápidamente las operaciones de la red en Estados Unidos o poner fin a sus operaciones en el país.

"TikTok no está disponible en China. Los datos de los usuarios estadounidenses se almacenan en Virginia con una copia de seguridad en Singapur", dijo la compañía.

"TikTok nunca ha proporcionado ningún dato estadounidense al gobierno chino, y no lo haría si se lo pidiera", agregó.

En un contexto de fuertes tensiones comerciales y políticas con China, el inquilino de la Casa Blanca ya tomó hace 10 días medidas radicales contra la red muy usada por los más jóvenes: le prohibió, a partir de 45 días de anunciada la medida, transacciones con socios estadounidenses.

El viernes, firmó una segunda orden ejecutiva para obligar a ByteDance a vender las operaciones estadounidenses de TikTok, su red social internacional, en un plazo de 90 días.

"Durante casi un año, hemos tratado de discutir con el gobierno de Estados Unidos para encontrar una solución", reaccionó TikTok.

"Pero nos encontramos ante una administración que no le da ningún peso a los hechos, no respeta los trámites legales y trata de inmiscuirse en las negociaciones entre empresas privadas". Microsoft está en negociaciones avanzadas para comprar la aplicación.