En la víspera de su segundo debate, el presidente Obama y su rival Mitt Romney permanecen trabados en un virtual empate a nivel nacional, con los republicanos que muestran mayor entusiasmo por su candidato después de su gran victoria en el primer debate, según una nueva encuesta de The Washington Post y ABC News.

En la nueva encuesta, entre los probables votantes se dividen las preferencias 49% para Obama y 46% para Romney, básicamente sin movimiento alguno desde la encuesta de hace dos semanas, justo antes de que los dos candidatos se reunieran en Denver para su primer debate. Tema tras tema, la encuesta presenta a un electorado que sigue profundamente dividido en las líneas partidistas y encerrado dentro de sus puntos de vista.

Casi dos tercios afirma que no necesita más información antes de las elecciones, y apenas uno de cada ocho está indeciso o dice que hay una posibilidad de que pueda cambiar su voto. A pesar de que los votantes perciben que Romney ganó abrumadoramente el primer debate, la gran mayoría expone que su opinión acerca del Presidente no cambiará como resultado.

Pero más gente cambió su sentir acerca de Romney; principalmente de manera positiva. En general, más del doble indicó que su opinión sobre el exgobernador de Massachusetts mejoró, en lugar de empeorar, a raíz del debate. La reacción más fuerte se reflejó entre los partidarios de Romney, donde 70% dijo que el debate en Denver los hizo pensar mejor del candidato del Partido Republicano.

La mejora en la opinión que se tiene de Romney lleva directamente a las bases de su apoyo: menos seguidores ahora expresan ansiedad por una administración de Romney y el número de sus partidarios que dice que lo apoya con mucho entusiasmo se incrementó por dos dígitos. Entre los probables votantes que apoyan a Romney, 62% ahora lo hace intensamente, exactamente el doble del número que se alineaban detrás del candidato republicano, John McCain, hace cuatro años.

Mientras tanto, el entusiasmo por el Presidente también se ha elevado, pero aún permanece por debajo de donde lo estaba hace cuatro años.

En octubre del 2008, Obama tenía una ventaja de 10 puntos porcentuales sobre McCain.

En la nueva encuesta, la ventaja de tres puntos no representa una superioridad estadísticamente significativa.