Nueva York.- Un estadounidense-pakistaní admitió que intentó detonar una bomba en el concurrido Times Square de Nueva York y que recibió entrenamiento para fabricar bombas en un conocido bastión talibán y de Al Qaeda en Pakistán, dijeron fiscales estadounidenses el martes.

Los fiscales acusaron a Faisal Shahzad, de 30 años, nadico en Pakistán y quien se naturalizó estadounidense, por cinco cargos, incluyendo intentar utilizar un arma de destrucción masiva e intentar matar y mutilar a personas en Estados Unidos.

"Si hubiese sido exitoso, pudo resultar en un letal ataque terrorista, causando muerte y destrucción en el corazón de la ciudad de Nueva York", dijo el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, sobre la trama del coche bomba.

Shahzad fue arrestado en la tarde del lunes, luego de que lo sacaran de un avión de Emirates que estaba por despegar con rumbo a Dubái. Horas después, varios de sus familiares fueron arrestados en Pakistán, dijeron fuentes de seguridad.

Los fiscales no han dicho cuándo se presentará Shahzad ante un juez en la corte federal de Manhattan. De ser hallado culpable, enfrenta una cadena perpetua.

El ex analista financiero, que trabajó en la vecina Connecticut, fue acusado de llevar una bomba casera de gasolina, gas propano, fuegos artificiales y fertilizante a un repleto Times Square en una cálida tarde de sábado.

La bomba se encontraba en una camioneta que, según los fiscales, Shahzad compró hace tres semanas en Connecticut por 1.300 dólares en efectivo, luego de que el coche fuera ofertado en internet. El Nissan Pathfinder fue hallado en Times Square con una placa de licencia de otro coche.

Vendedores callejeros de camisetas y bolsos alertaron a la policía sobre el vehículo humeante que había sido mal estacionado, con el motor encendido y las luces encendidas cerca de un teatro de Broadway donde se presenta "The Lion King" de Disney.

"Creemos que este supuesto terrorista hizo una bomba de ingredientes rudimentarios, la colocó en una oxidada camioneta y la condujo a Times Square con la intención de matar la mayor cantidad posible de inocentes turistas y aficionados al teatro", dijo Holder.

¿Actuó solo?

Si la bomba hubiese sido detonada, muchas personas habrían muerto, señalaron expertos.

El caso fue un factor negativo subyacente en la Bolsa de valores, Wall Street vivió su peor día de los últimos tres meses, en gran parte gracias a preocupaciones sobre la crisis de deuda de Grecia y Europa.

Una queja presentada el martes en la corte federal de Manhattan señaló que Shahzad admitió "que intentó detonar una bomba en Times Square" y "que recientemente recibió entrenamiento para fabricar bombas en Waziristán, Pakistán".

Shahzad viajó a Estados Unidos desde Pakistán el 3 de febrero y le dijo a funcionarios de inmigración que había visitado a sus padres en Pakistán durante los últimos cinco meses y que su esposa permanecía en Pakistán, indicaba el reclamo.

Hasta junio del 2009, Shahzad trabajó por unos tres años como analista financiero para Affinion Group, una empresa consultora y de valores, en Norwalk, Connecticut, informó la empresa.

Shahzad le dijo a las autoridades que actuó solo en el fallido ataque, pero los investigadores son escépticos debido al tiempo que pasó en Pakistán, dijo una fuente de seguridad estadounidense. Fuentes también dijeron que el sospechoso tiene dos hijos con su esposa.

"Basados en nuestra experiencia colectiva, es difícil de creer realmente que esto es algo que alguien haría por su cuenta. Parece difícil arrancar solo. Hay muchas cosas que no sabemos todavía", dijo a Reuters una fuente de seguridad.

Aunque fiscales estadounidenses dijeron que Shahzad admitió que fue entrenado en Waziristán, en el noroeste de Pakistán, un funcionario de inteligencia en ese país dijo que Shahzad recibió entrenamiento de parte de milicianos en la cercana ciudad de Kohat.

La zona que rodea a Kohat es un bastión de Tariq Afridi, el principal comandante talibán pakistaní en la región.

Los talibanes de Pakistán se adjudicaron la responsabilidad del ataque, pese a que varios funcionarios expresaron escepticismo sobre esa adjudicación.

apr