El Servicio Secreto dijo este miércoles que había interceptado "dos paquetes sospechosos" que contenían "posibles dispositivos explosivos", uno dirigido a Hillary Clinton en Nueva York y otro a la residencia de Barack Obama en Washington.

"Los paquetes se identificaron inmediatamente durante los procedimientos de revisión de correo de rutina como posibles dispositivos explosivos y se manejaron adecuadamente como tales", dijo el Servicio Secreto. "Los protegidos no recibieron los paquetes ni corrieron el riesgo de recibirlos".

Un funcionario dijo que una bomba casera fue enviada a la casa de Bill y Hillary Clinton en Chappaqua, Nueva York, y se sospecha que es el trabajo de la misma persona que envió un dispositivo similar al filántropo multimillonario George Soros a principios de esta semana, según un informe oficial.

El descubrimiento se produjo dos días después de que se encontró un dispositivo explosivo en un buzón de correo en Bedford, Nueva York, hogar de Soros, el filántropo liberal que es un objetivo frecuente de los grupos de extrema derecha.