Brasilia. La comisión senatorial que investiga posibles omisiones del gobierno de Jair Bolsonaro frente a la pandemia de coronavirus interrogó el día de ayer 4 de mayo, al exministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, destituido por defender el distanciamiento social para contener el virus que ya dejó casi 410,000 muertos en Brasil.

En su declaración preliminar ante la comisión, Mandetta afirmó que su acción tras la declaración del estado de pandemia por la Organización Mundial de la Salud estuvo determinada por "la defensa intransigente de la vida", así como en "la ciencia como elemento de decisión".

Una postura que según numerosos expertos se contrapone a la actitud de Bolsonaro, quien minimizó la enfermedad, rechazó el uso de mascarillas, promovió aglomeraciones y preconizó el uso de medicamentos sin eficacia comprobada contra ese virus.

Los primeros convocados por la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) fueron los cuatro ministros de Salud que se sucedieron en el cargo desde el inicio de la crisis sanitaria.

Entre los puntos a esclarecer figura la demora de la campaña de vacunación. Hasta ahora, el 14% de la población de este país de 212 millones de habitantes recibió la primera dosis y 6.7% la segunda, interrumpida por falta del inmunizante.