Ciudad de México. La renuencia del gobierno de México en felicitar a Joe Biden como candidato ganador fue revelada en blanco y negro por primera ocasión después de que el presidente López Obrador lo hiciera durante una conferencia de prensa hace algunos días.

El texto que le fue presentado al presidente López Obrador la mañana de ayer 10 de noviembre, para que lo autorizara. Fuentes diplomáticas aseguran que fue producto de una coordinación entre el secretario Marcelo Ebrard y la embajadora Martha Bárcena.

A media tarde, El Economista recibió un comunicado fechado el 9 de noviembre y como remitente, Roberto Velasco, director general para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores. En el documento se le comunica a la embajadora Martha Bárcena las razones por las que el presidente López Obrador no le ha llamado por teléfono a Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos de acuerdo al conteo oficial que se ha ido presentando a lo largo de los días posteriores a las elecciones del pasado 3 de noviembre.

“Al respecto, se comunica a esa representación (la embajada mexicana en Washington) que, después de estudiar cuidadosamente el asunto de referencia y las consideraciones en torno a una posible llamada entre el jefe del Ejecutivo mexicano y el señor Joseph R. Biden Jr., (...) se informa a la embajada que (...) uno de los pilares de la política exterior (...) es la no intervención”.

En el texto aparecen las referencias a la “Doctrina Carranza” sobre “no intervenir jamás, bajo ningún pretexto, en los asuntos interiores de otros países”.

En su cuenta de Twitter, la embajadora Bárcena publicó los elementos del comunicado interno. Les dirá a los demócratas que bajo el orden histórico, la no intervención justifica la no felicitación a Biden.

geopolitica@eleconomista.mx