Ginebra. Moscú no ve motivos para frenar su campaña aérea en Siria, dijo el miércoles su ministro de Exteriores, Sergey Lavrov.

El objetivo de la operación es derrotar a las organizaciones terroristas Estado Islámico y Frente Nusra. No veo ninguna razón por la que debería frenarse la campaña aérea, siempre y cuando los terroristas no estén derrotados , dijo Lavrov el miércoles en Muscat, Omán, según informó la agencia de noticias estatal rusa Tass.

Mientras los alimentos y la asistencia médica viajan hacia un sitiado suburbio de Damasco, que es además un bastión de los rebeldes, fuerzas del gobierno de Damasco y sus aliados presionan en su potente ofensiva en el norte, en un aparente intento por rodear la principal ciudad del país, donde varios grupos insurgentes controlan la mayoría de los vecindarios.

Por otra parte, el comité internacional de la Cruz Roja dijo el miércoles, a través de su portavoz en Damasco, que un convoy de 12 camiones cargados con alimentos, medicinas y equipos médicos se dirige al sitiado suburbio rebelde de Moadamiyeh, al suroeste de Damasco. La carga se repartiría entre los residentes más tarde.

Mientras tanto, las conversaciones de paz sirias que se celebran en Ginebra fueron suspendidas, ya que las delegaciones del gobierno y la oposición no lograron ponerse de acuerdo sobre las condiciones necesarias para iniciar los diálogos.

Staffan de Mistura, el enviado especial de la ONU que guiaba las negociaciones, dijo que llamó a un receso temporal hasta por lo menos el 25 de febrero.

En una declaración a la prensa, Mistura parecía simpatizar con la insistencia de la oposición sobre que los ataques en zonas civiles por parte de Rusia y el gobierno sirio se detengan y que los cercos deben ser levantados para permitir el acceso humanitario antes de la reanudación de las conversaciones.

Las conversaciones no serían significativas a menos que estuvieran acompañados de beneficios tangibles e inmediatos para el pueblo sirio , dijo Mistura.