Kiev. EL Ex presidente de Ucrania, Viktor Yanukovich, quien fue acusado como asesino en masa por la relación con la muerte de cerca de 90 personas durante las manifestaciones, está ahora bajo la protección de Rusia, quien lo apoya y considera que debería ser reinstalado en su cargo, aunque hay pocas probabilidades de que eso suceda y Moscú lo sabe.

Ucrania lo puso en una lista internacional de las personas más buscadas y espera que lo envíen a juicio a la Corte Penal Internacional de La Haya. El nuevo viceprimer ministro, Vitaly Yarema, comentó a la agencia de noticias RBC-Ucrania que el gobierno buscará su extradición de Rusia.

Él ya no es presidente, es una persona sospechosa de asesinato en masa, un crimen en contra de la humanidad , expresó Arseniy Yatsenyuk, nuevo primer ministro interino.

Es muy probable que Rusia no lo extradite a Kiev, ya que considera ilegítimo al nuevo gobierno. Sin embargo, eso no significa que Moscú lo quiera regresar al poder, manifestó Dmitri Trenin del Centro Carnegie de Moscú.

Interfax y Itar-Tass informaron que Moscú le ha garantizado a Yanukovich seguridad mientras permanezca en suelo ruso.

Sin embargo, no hay indicaciones que de que esta protección temporal podría convertirse en asilo permanente. Un abogado ruso expresó al diario Komsomolskaya Pravda que si Yanukovich fuera acusado formalmente de asesinato, Rusia tendría que extraditarlo.

Rusia insta a Occidente a darse cuenta de la responsabilidad del acuerdo de paz fallido con Ucrania , indicó ayer en un tuit el Ministerio de Relaciones Exteriores.