La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, denunció el viernes ante la comunidad internacional reunida en la ONU el "grave momento" que vive su país y aseguró que el pueblo "sabrá impedir cualquier retroceso" democrático, en referencia al proceso de destitución que está a punto de sacarla del poder.

Rousseff, que no hizo mención alguna a un "golpe de Estado" durante un discurso en Nueva York en la ceremonia de firma del acuerdo sobre cambio climático, agradeció además a "todos los líderes" que la manifestaron su "solidaridad" por su situación.

NOTICIA: Tribunal electoral de Brasil presenta nuevo desafío contra Rousseff

"No puedo terminar mis palabras sin mencionar el grave momento que vive Brasil", afirmó la mandataria al final de un mensaje de casi nueve minutos en el que solo dedicó unos treinta segundos a la dramática situación en su país.

"Brasil es un gran país, con una sociedad que supo vencer el autoritarismo y construir una pujante democracia", señaló Rousseff, amenazada por un juicio de destitución por presunta manipulación de las cuentas públicas y quien llegó a Nueva York el jueves por la noche.

"Su pueblo es un pueblo trabajador y con gran aprecio de las libertades. Sabrá, no tengo dudas, impedir cualquier retroceso", agregó.

NOTICIA: Policía investiga 83 mdd en donaciones a partidos políticos en Brasil

En su ausencia, quedó al mando de Brasil el vicepresidente centrista Temer, quien la reemplazaría si el Senado aprueba hacia mediados de mayo abrirle un juicio de destitución (impeachment), ya aprobado por la Cámara de Diputados, por presunta manipulación de las cuentas públicas.

Según la política del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), la tentativa de "golpe de Estado" está liderada por Temer y por el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha.

NOTICIA: Corte suprema posterga decisión sobre asunción de Lula como ministro

La oposición criticó duramente la decisión de la mandataria de ir a presentar su versión de los hechos ante un foro internacional. El senador Cassio Cunha Lima, del partido PSDB (del expresidente Fernando Henrique Cardoso), la calificó de "crimen de lesa patria".

El panorama del gigante sudamericano se degradó considerablemente en los últimos meses, con una recesión que entra en su segundo año y una crisis política que paraliza al país.

rarl