Roma. Los líderes de las 20 mayores economías del mundo se reunirán este fin de semana en Roma, Italia, para la primera cumbre del G20 presencial tras la pandemia, con una agenda cargada que incluye los temas de Covid-19, recuperación económica y cambio climático.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, salió el día de ayer 28 de octubre, hacia la capital italiana para reiterar el mensaje de que "Estados Unidos ha vuelto" después de cuatro años marcados por la controvertida diplomacia de Donald Trump.

La ausencia de los presidentes ruso Vladimir Putin y chino Xi Jinping, quienes se conectarán por video, reduce las expectativas de la cumbre, un foro entre aliados y rivales de diferente tamaño y poder.

Actualmente el grupo está formado por Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.

Entre los latinoamericanos brillará por su ausencia el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, mientras que confirmaron su presencia el argentino Alberto Fernández y el brasileño Jair Bolsonaro.

Para Argentina la cita es particularmente importante de cara a la reestructuración de la deuda con el Fondo Monetario Internacional por lo que aprovecha para reunirse con su titular, Kristalina Georgieva.

El foco central de la cumbre en Roma será sobre todo el cambio climático, ya que se celebra la víspera de la crucial conferencia COP26 que iniciará el lunes en Glasgow, Escocia, y que pretende tomar decisiones históricas para detener el aumento de la temperatura del planeta.

Los líderes deberán firmar un acuerdo para imponer un impuesto mínimo del 15 por ciento a las multinacionales y deberán discutir sobre la recuperación pospandemia y sus riesgos, incluido la repartición desigual de las vacunas contra el Covid-19.

Sobre este último tema, un grupo de figuras destacadas que asesoran al G20 o tienen altos cargos dentro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), les dijo a los líderes en una carta que no eludan su responsabilidad.

"La próxima pandemia podría ocurrir en cualquier momento, y no estamos preparados. Incluso puede ocurrir mientras el mundo todavía lidia con el COVID-19", dijo el documento, visto por Reuters.

Declaración conjunta

Según un borrador de la declaración conjunta, los líderes del G20 reconocerán que se deben tomar medidas urgentes para mantener el objetivo de limitar el calentamiento global a 1.5 grados Celsius.

"Nos comprometemos a abordar el desafío existencial del cambio climático".