Después de que el presidente Trump dijera la semana pasada que los operativos de deportación de inmigrantes indocumentados que ha implementado en su gobierno forman parte de una operación militar , el secretario de Seguridad Nacional John F. Kelly, desde México, aclaró que no habría ningún uso de la fuerza militar en las operaciones de inmigración .

Estando Trump a lado del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, comentó (en contra de la tradición política estadounidense) que estaba abierto a la solución de un solo estado en el conflicto entre Palestina e Israel. Después, la representante de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, afirmó que Estados Unidos mantiene una posición absoluta sobre la existencia de dos Estados .

Después de que Trump alarmara a sus aliados europeos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) al decir que es un organismo obsoleto, el vicepresidente Mike Pence voló a Munich y a Bruselas para declarar que Estados Unidos está totalmente dedicado a nuestra unión transatlántica.

Una de las funciones oficiales del Gabinete de Trump, al parecer, es hacer una especie de limpieza de palabras y declaraciones de su jefe.

Cinco semanas después del ascenso de Trump a la presidencia, sus adjuntos han tratado de ablandar sus palabras, han proporcionado matices, e incluso, lo han contradecido.

El presidente pone a los funcionarios del gabinete en una posición incómoda , dijo Ryan Williams, estratega republicano. Ellos sirven al presidente y obviamente no quieren llevarle la contra, pero al mismo tiempo, tienen que articular la política del gobierno y, por lo tanto, suena a una contradicción .

Cuando Pence visitó la sede de la OTAN logró calmar temporalmente a unos aliados nerviosos. Sin embargo, dos días después surgió nuevamente el nerviosismo de diplomáticos y líderes extranjeros porque no saben si lo dicho por Pence lo sostendrá Trump.

El secretario de Defensa, Jim Mattis, se ha distanciado de la guerra a los medios declarada por su jefe. Desde Abu Dabi, Mattis comentó: No tengo ningún problema con la prensa . En Irak, sobre el temor que tiene Oriente Medio sobre comentarios de Trump con respecto a la explotación del petróleo, Mattis dijo que no estamos en Irak para apropiarnos del petróleo .

Mattis también viajó a Japón y a Corea del Sur para tranquilizar a los presidentes sobre comentarios que había dicho Trump. Éste señaló a Japón de haber devaluado el yen como estrategia comercial.

El colmo de las interpretaciones ocurrió cuando el vocero Sean Spicer dijo que la operación militar había sido usada por Trump como adjetivo para clarificar el grado de precisión de los operativos.