Bruselas.- Las autoridades sanitarias alemanas informaron el miércoles un drástico aumento en el número de infectados por un brote de la bacteria E. coli que hasta ahora provocó la muerte de 16 personas y cuyo origen aun se desconoce.

El brote, centrado en la ciudad de Hamburgo, en el norte de Alemania, generó la hospitalización de más de 1,500 personas en ocho países europeos y provocó un enfrentamiento entre Alemania y España sobre el origen de la contaminación.

La agencia alemana de control de enfermedades, el Instituto Robert Koch (RKI), notificó 365 nuevos casos de infección por la bacteria E. coli en el país. Una cuarta parte de ellos derivó en Síndrome Urémico Hemolítico (SUH), una grave complicación de un tipo de E. coli llamada productora de la toxina Shiga, o STEC, que afecta a la sangre y los riñones.

Responsables sanitarios europeos dijeron que también se han notificado tres casos en Estados Unidos, y añadieron que la mayor parte de las infecciones fuera de Alemania corresponden a ciudadanos alemanes o a gente que ha estado en el país germano recientemente.

Las cifras del RKI contradicen las declaraciones del comisario de Sanidad de la Unión Europea (UE), John Dalli, que dijo que el número de casos parecía estar en descenso.

"Según la última información que tenemos disponible de Alemania, parece que el brote está en declive. En los últimos días se ha hospitalizado a menos personas que hasta ahora", declaró Dalli en una rueda de prensa en Bruselas.

"Se está llevando a cabo un trabajo intensivo para localizar el origen de la contaminación (...) Pido a los estados miembros (de la UE), y en particular a Alemania, que aumenten sus esfuerzos en este sentido", agregó.

En un primer momento, las autoridades alemanas identificaron unos pepinos importados de España como el foco probable del brote, pero el martes admitieron que nuevas pruebas a esos vegetales mostraron que aunque estaban contaminados no llevaban la peligrosa cepa de la bacteria responsable de las muertes.

El miércoles, España respondió que está estudiando adoptar medidas legales.

"No descartamos acciones contra las autoridades que han puesto en tela de juicio la calidad de nuestros productos, por tanto se pueden emprender acciones contra las autoridades, en este caso, de Hamburgo", dijo el vicepresidente del Gobierno español, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Por su parte la ministra alemana de Protección al Consumidor y Agricultura, Ilse Aigner, rechazó las críticas.

" Se hallaron patógenos de E. coli en los pepinos españoles", dijo Aigner a la televisión local. "Por lo tanto, por las regulaciones europeas, debía emitirse una alerta rápida", añadió.

Sin embargo, la Comisión Europea decidió levantar la alerta sanitaria sobre los pepinos españoles procedentes de Almería, una de las dos provincias españolas sobre las que había advertido la semana pasada tras las declaraciones desde Alemania, según informó el Ministerio español de Economía.

¿CULPABLE LA ENSALADA, Y NO EL PEPINO?

Paul Hunter, profesor de protección sanitaria de la University of East Anglia, en Gran Bretaña, dijo que no estaba sorprendido por el hallazgo alemán de que los pepinos no son los responsables.

"Los pepinos no suelen estar implicados en brotes de intoxicaciones alimentarias. Para empezar, son muy fáciles de limpiar, y las bacterias tienen menos posibilidades de encontrar un lugar protegido" para albergarse, explicó.

"En cambio, las ensaladas son una causa habitual de brotes de enfermedades alimentarias, entre ellas el STEC, como este caso, y la salmonella. Los brotes asociados con el consumo de ensaladas son muy frecuentes a ambas orillas del Atlántico", agregó.

El sector agrícola español indicó que está sufriendo pérdidas de 200 millones de euros (unos 287,5 millones de dólares) semanales y que la crisis podría dejar a 70,000 personas sin trabajo, en un país que ya registra la mayor tasa de desempleo de la Unión Europea.

Dalli dijo que estaba estudiando qué podría hacer la Comisión Europea respecto al impacto en la producción.

"Somos muy sensibles al impacto que esta crisis está teniendo en los agricultores, en particular en los productores de hortalizas", señaló el comisario de salud, quien insistió en que sería desproporcionado prohibir un producto concreto porque no se conoce el origen del brote.

Si bien se ha informado que varios países bloquearon la entrada de pepinos españoles, Dalli aseguró que la Comisión no recibió ninguna confirmación oficial de que haya prohibición de importaciones.

El organismo de protección al consumidor de Rusia repitió su advertencia de prohibir todas las importaciones de verduras de la UE, después de haberlo hecho ya con las hortalizas frescas de Alemania y España.

"A pesar de las repetidas peticiones, el organismo de protección de los consumidores de Rusia no ha recibido información de la Unión Europea sobre el origen de la infección, sobre productos peligrosos o sobre medidas adoptadas para localizar y combatir el brote", indicó la entidad el martes en un comunicado.

APR