París. Investigadores franceses registraron ayer la casa y la oficina del expresidente Nicolas Sarkozy como parte de una investigación sobre una presunta financiación ilegal campaña presidencial del 2007 por parte de la heredera de los cosméticos L’Oréal, expuso un funcionario.

Los posibles problemas legales han amenazado a Sarkozy desde que perdió la Presidencia ante el socialista François Hollande en las elecciones de mayo. Sarkozy, quien perdió su inmunidad judicial el 15 de junio, niega las acusaciones.

El juez Jean-Michel Gentil e investigadores de la Unidad de Delitos Financieros de París llevaron a cabo el cateo, aseguró el funcionario que habló en condición de anonimato.

La investigación está dirigida en contra de la mujer más rica de Francia, la heredera de los cosméticos L’Oréal, Liliane Bettencourt.

Una disputa familiar sobre su fortuna en el 2010 se convirtió en una investigación a varios niveles y en un asunto político.

Denuncias surgieron de que Bettencourt facilitó dinero ilegal al partido de Sarkozy durante la campaña del 2007.

Las acusaciones tocaron una fibra sensible con los críticos de Sarkozy, quienes se vieron frustrados con el manejo de la economía en su administración, mientras que se manejaba cómodamente con los ricos.

Un contador de Bettencourt aseguró en el 2010 que ella le dio 50,000 euros en efectivo, al Tesorero del partido de Sarkozy, más del límite legal de 4,600 euros.