Bruselas. Más de 60 países prometieron unos 3,400 millones de dólares para ayudar a las naciones de América Latina en la “generosa” acogida de cinco millones de venezolanos que han huido de la crisis.

La Unión Europea (UE), España, Noruega, y Canadá con el apoyo de las agencias de la ONU para los Refugiados (Acnur) y las Migraciones (OIM), convocaron la Conferencia de Donantes para apoyar en la segunda mayor crisis de desplazados, tras la siria.

“La difícil situación de los refugiados y migrantes venezolanos ha empeorado aún más”, puntualizó el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

“El impacto de Covid-19 es dramático para los países de América Latina y el Caribe y ha llevado a los venezolanos que viven allí a una espiral de pobreza y desesperación”, agregó.

Venezuela vive una grave crisis socioeconómica, institucional y política desde el 2015. Desde entonces, poco más de 5 millones de personas abandonaron la otrora potencia petrolera, en su mayoría a países vecinos, según datos de la ONU, pero a pesar de las crecientes tensiones sociales, miles de migrantes están tratando de regresar desde países como Colombia hasta Chile porque los empleos se han evaporado en las naciones de acogida ante los efectos del Covid-19.

Filippo Grandi, estimó que, una vez revisados los nuevos anuncios, se podría cubrir la mitad de los 1,410 millones de ayuda necesarios en el 2020 para los países de acogida.

Del monto total, casi 430 millones se destinarían a acciones sanitarias relacionadas con la lucha contra el nuevo coronavirus, que golpea con fuerza América Latina y el Caribe con más de 41,000 muertos por 770,000 contagios.

Acnur y la OIM estiman que Colombia necesitará 782 millones de dólares en 2020 para los migrantes y comunidades de acogida, más que Ecuador (208 millones), Perú (149), Brasil (88) y Chile (35 millones).

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, para quien la conferencia responde a la “estrategia distractiva” de Estados Unidos y la UE, manifestó el domingo pasado que los fondos deberían ir para los venezolanos que vuelven a su país.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, no cerró la puerta a que parte de los fondos se destinen al interior del país, pero a través de organismos de la ONU para contar con “todas las garantías” de su uso.

Maduro y sus cifras “absurdas”

Al presentar el tercer informe sobre la situación en Venezuela, Human Rights Watch (HRW) y la Universidad Johns Hopkins precisaron que la cifras sobre el coronavirus en ese país, donde el gobierno de Nicolás Maduro reportó 10 muertes, son falsas y “absurdas”, y una estimación conservadora las sitúa en al menos 30,000.

Con 30 millones de habitantes, de los cuales 25% carece de agua y la carencia de mascarillas, agua y jabón en hospitales, especialistas ven conservadora la cifra de Maduro.