Damasco. El presidente ruso, Vladimir Putin, se reunió en Damasco con Bashar al Asad, en su primera visita a la capital siria en nueve años de guerra, coincidiendo con un contexto de tensiones regionales crecientes entre Irán y Estados Unidos.

La intervención militar rusa, en otoño del 2015, junto al ejército sirio, cambiaron el curso de la guerra en Siria y permitió que las tropas gubernamentales sumaran victorias frente a rebeldes y yihadistas.

“Durante su encuentro con Asad, Putin señaló que hoy podemos constatar el inmenso camino que ha sido recorrido hacia la restauración del Estado sirio y su integridad territorial”, dijo Dmitry Peskov, vocero del Kremlin. “Putin subrayó además que estaba claro que la paz volvía a las calles de Damasco”, agregó el vocero.