Un joven negro armado fue abatido la noche del martes por u n policía blanco en St. Louis, Misuri, cerca de Ferguson, donde estallaron las protestas en Estados Unidos en rechazo al abuso de fuerza de los uniformados contra la comunidad negra.

Este incidente ocurrió en Berkeley, cercana a Ferguson, donde estallaron disturbios luego de que un gran jurado decidió no procesar a un policía blanco que mató en agosto a Michael Brown, un afro-estadounidense de 18 años que no estaba armado.

El jefe de la policía de St. Louis, John Belmar, relató en rueda de prensa que dos hombres se acercaron a la patrulla del policía, cuando llegaba a una gasolinera para responder a una denuncia por robo, y uno de ellos le apuntó con un revolver 9mm.

El hombre abatido "sostenía una pistola con sus brazos apuntando directamente al oficial a través del capó de la patrulla. En ese punto, el policía sacó su arma de servicio y disparó" tres veces, relató el oficial.

"En un primer momento, una bala alcanzó al sospechoso, otra a un automóvil y una tercera no fue encontrada", dijo Belmar, precisando que el otro sospechoso huyó.

El fallecido fue identificado como Antonio Martin, de 18 años, quien tuvo cargos en su contra por asalto y robo, según la policía.

Las policías de St. Louis y Berkeley abrieron investigaciones por separado, según Belmar.

Un video de la cámara de vigilancia en la gasolinera - divulgado por la policía - muestra a un hombre apuntando con un arma a la patrulla, en tanto se anunció que se recuperó un arma de 9mm con su número de serie borrado.

Según imágenes de televisión, entre 200 y 300 personas se congregaron rápidamente en la noche del martes en torno a la estación de servicio de Berkeley, donde confluyeron refuerzos policiales.

La policía indicó que fueron lanzados "probablemente fuegos artificiales" contra la gasolinera y la policía usó gas pimienta para dispersar a los manifestantes. Un agente debió ser hospitalizado.

mrc