El alcalde de Phoenix, Phil Gordon, calificó hoy de 'erróneo' el boicot contra Arizona pese a que también rechaza la nueva ley antiinmigrante aprobada en ese estado que criminaliza a los indocumentados.

La ley de Arizona ' es inmoral, racista y ciertamente está enfocada en el perfil racial de los hispanos', dijo Gordon a reporteros luego de un foro con funcionarios públicos organizado por el Centro para el Progreso Americano.

Agregó que el alguacil Joe Arpaio, del condado de Maricopa, en Arizona, enfrenta incluso investigaciones del gobierno federal por presuntas violaciones a los derechos civiles en su aplicación de la ley federal de migración.

Pero el boicot 'también está equivocado, y pido a todos que no pinten a Arizona y a Phoenix (capital del estado) con la misma brocha que extremistas y racistas están pintando a los inmigrantes', anotó.

El alcalde recordó que la ley entrará en vigor el 29 de julio y que espera que el gobierno federal actúe para que declare como inconstitucional dicha ley porque no corresponde a los estados aplicar las leyes de migración.

Gordon, quien tiene previstas reuniones con funcionarios del Departamento de Justicia, afirmó que el boicot afecta a niños, mujeres y a los servicios públicos, así como los recursos para la policía y los bomberos.

Asimismo se podrían registrar millones de dólares en pérdidas por la cancelación de convenciones y una posible disminución del turismo, aseveró.

Lo que está haciendo el boicot es alejar la presión sobre lo que 'no ha hecho' el gobierno federal ni el Congreso en cuanto a impulsar una reforma migratoria, recomendó.

Señaló que extremistas están aprovechando 'el quebrado sistema de migración para tomar el control sobre el debate de migración'.

En cuanto a las encuestas que indicarían un apoyo de la mayoría de estadunidenses a la ley de Arizona, manifestó que depende cómo se formule la pregunta y que la mayoría también rechaza la violación a los derechos humanos.

'Mi petición es por favor que el gobierno federal interceda rápido, la gente está sufriendo, la gente tiene miedo y no sabemos cómo implementar la ley, incluso si se declara que es legal, lo cual no lo es', manifestó.

Hay que saber por ejemplo qué significa 'sospecha razonable', sostuvo el alcalde sobre la autoridad de la policía para preguntar el estatus migratorio a personas en el momento de una detención si considera que son indocumentadas.

/doch