Washington. El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, visitará el próximo viernes la zona fronteriza con México en McAllen, Texas, para verificar la seguridad en la frontera.

En su cuenta de Twitter, hizo el anuncio y precisó que lo acompañará una delegación bipartidista de miembros del Comité Judicial del Senado.

“El viernes, la segunda dama y yo viajaremos a la frontera de Estados Unidos y México en McAllen, Texas, con una delegación bipartidista de miembros del Comité Judicial del Senado. El Senado ha aprobado una medida de alivio humanitario bipartidista, ¡pero se debe hacer mucho más para asegurar nuestra frontera y poner fin a esta crisis!”, escribió en la red social.

Se espera que Pence también visite las instalaciones donde se procesa la llegada de inmigrantes indocumentados y un centro de detención.

En otro mensaje puntualizó que: “Ante la obstrucción demócrata: ¡aseguraremos nuestra frontera, proporcionaremos ayuda compasiva a las familias vulnerables barridas en esta crisis, y arreglaremos este sistema de inmigración roto de una vez por todas!”.

Críticas como telón de fondo

La visita de trabajo del vicepresidente se da en el marco de las críticas y denuncias contra la situación de tratamiento a los migrantes en los centros de detención de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos. Se han suscitado informes de demócratas y de medios de comunicación de que prevalecen condiciones de hacinamiento, falta de higiene y escasez de agua y comida.

Mike Pence ha reconocido que las instalaciones en la frontera están abarrotadas por refugiados y migrantes debido al alto flujo migratorio.

El domingo pasado, Donald Trump aseguró que abrirá las puertas de algunos centros a los medios de comunicación para que constaten que lo que se dice son fake news.