Madrid. El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, condenó el día de ayer las amenazas de muerte que recibieron el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el exvicepresidente y líder de Podemos, Pablo Iglesias, y un alto cargo de las fuerzas de seguridad.

"Nuestra rotunda condena a las graves amenazas recibidas por Marlaska, Gámez e Iglesias", afirmó el dirigente socialista en Twitter, en referencia a las cartas con balas adentro que recibieron Grande-Marlaska, el izquierdista Iglesias y la directora general de la Guardia Civil, María Gámez.

"Para afrontar cualquier discrepancia, la palabra. Ante las amenazas y la violencia, justicia y democracia", afirmó Sánchez.

Estas amenazas de muerte se producen en medio de la tensa campaña de las elecciones autonómicas en Madrid, que se celebrarán el 4 de mayo.

Iglesias abandonó en marzo su cargo como vicepresidente segundo para liderar la candidatura de Unidas Podemos (izquierda alternativa) en estos comicios regionales.

Grande-Marlaska, juez de profesión, e Iglesias fueron acusados por grupos de extrema derecha de ser demasiado suaves con la llegada de migrantes y el conflicto separatista con Cataluña.

Tras su designación el año pasado, Gámez se convirtió en la primera mujer que dirige el cuerpo de la policía estatal.

Las tres cartas de amenaza fueron enviadas el lunes y con el mismo sello, según la prensa española.