Amán. El padre del piloto jordano capturado por el grupo Estado Islámico en Siria pidió la liberación de su hijo, recordando a los milicianos que el piloto comparte la misma fe que el grupo ultraconservador.

Hasta el momento, los extremistas han mantenido silencio sobre el cautivo, el primer teniente Mu’ath al-Kaseasbeh, desde que miembros del grupo lo sacaron a rastras del lugar donde se estrelló su avión de combate el miércoles por la mañana.

Al-Kaseasbeh realizaba ataques aéreos contra los milicianos cuando su F-16 se estrelló cerca de la norteña ciudad siria de Raqqa, el principal baluarte del grupo Estado Islámico.

La organización que ha ejecutado a soldados iraquíes y sirios musulmanes capturados en el pasado sigue una versión extremista del islam que considera apóstatas a sus rivales, incluso a algunos suníes musulmanes. Sin embargo, es posible que el grupo quiera negociar un canje de prisioneros o tratar de sacar alguna otra concesión a Jordania.

El padre del piloto, Safi Yousef al-Kaseasbeh, pidió la liberación cuando habló con periodistas en la capital jordana de Amán.

Dirijo un mensaje a nuestros generosos hermanos del Estado Islámico en Siria: que traten a mi hijo, el piloto Mu’ath, con hospitalidad generosa , dijo. Pido a Dios que sus corazones se llenen de amor y que lo devuelvan a su familia, a su esposa y a su madre .

Todos somos musulmanes , agregó.

El piloto es el primer militar que se conoce ha sido capturado entre los que forman la coalición internacional que libra una campaña de bombardeos contra el grupo Estado Islámico desde hace meses, mientras trata de romper su control sobre un amplio territorio que se extiende hasta Siria e Irak.

Después de que su avión cayó a tierra, al-Kaseasbeh fue sacado de entre los restos en lo que parecía ser un lago y se lo llevaron, según fotos publicadas por el Centro Raqqa de Medios, que opera en zonas bajo control del EI. El piloto parecía que podía caminar y la única lesión visible era una mancha de sangre en la boca.

La captura y su potencial situación de rehén es una pesadilla para Jordania, que ha prometido seguir combatiendo al grupo, que ha tomado el control de grandes extensiones de territorio en Siria e Irak y ha decapitado a extranjeros cautivos y rivales locales.

Hasta el momento, se desconoce por qué el avión se precipitó a tierra.