Washington. Oscar Ramiro Ortega-Hernandez, quien disparó a la Casa Blanca en noviembre de 2011, fue formalmente acusado de intento de asesinato del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Una evaluación siquiátrica preliminar realizada en diciembre determinó que Oscar Ramiro Ortega-Hernandez, de 21 años, está apto para ser enjuiciado. Sin embargo, la fiscalía pidió más pruebas para asegurarse de que puede ser considerado legalmente responsable.

"El 11 de noviembre de 2011 en el Distrito de Columbia, el acusado, Oscar Ortega-Hernandez, hizo una tentativa consciente de asesinato del presidente de Estados Unidos, Barack Obama", afirma la acusación.

El acusado se encuentra en custodia desde el 16 de noviembre, fecha en que fue arrestado cerca de Pensilvania, por disparar varias veces en dirección a la Casa Blanca.

Además de los cargos de intento de asesinato, Ortega-Hernandez, que es originario de Idaho Falls, estado de Idaho, es acusado de ataque a oficiales federales con un arma mortal, daño de una propiedad pública y cargos relacionados por posesión de un arma de fuego.

Una bala fue encontrada encastrada en uno de los vidrios blindados de la Casa Blanca. El presidente Barack Obama, su esposa y sus dos hijas no se encontraban allí y nadie resultó herido.

De ser encontrado culpable, Ortega-Hernandez enfrenta una condena a cadena perpetua.