La suspensión del referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro fue clasificada como un golpe de Estado por la oposición venezolana.

"En Venezuela, se dio un golpe de Estado, no se puede calificar de otra forma. Llegó la hora de defender la Constitución", afirmó el gobernador de Miranda y líder opositor, Henrique Capriles.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) suspendió el último jueves 20 de octubre la segunda etapa del proceso de referendo convocado por la oposición contra Maduro, con base en decisiones de tribunales penales que anularon en cinco Estados la recolección de firmas hecha por la oposición en mayo, en la primera fase de convocatoria del referendo.

Se debía recoger 1% del patrón electoral, o 200 mil firmas -la oposición presentó 1,9 millones de firmas-. Ahora, los tribunales penales alegan que hubo fraude en la recolección. Con eso, no será realizada la próxima semana la recolección de firmas que totalicen 20% (4 millones) del padrón electoral.

Capriles convocó una movilización para miércoles 26 de octubre. "El miércoles, tendrá inicio una movilización en todo el país, vamos a tomar Venezuela de punta la punta, todo el pueblo movilizado para restituir el orden constitucional." Afirmó que la Asamblea Nacional realizará una sesión de emergencia para "tomar decisiones", porque Maduro "está desobedeciendo la Constitución".