El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo estadounidense, Barack Obama, tuvieron un encuentro de cerca de media hora este lunes 30 de noviembre, al margen de la conferencia sobre el clima de París, anunció el Kremlin.

"El encuentro tuvo lugar a puerta cerrada", indicó la presidencia rusa en un comunicado, sin dar más detalles.

Los dos presidentes "se mostraron a favor de un inicio de solución política" en Siria, precisó el portavoz del gobierno, Dmitri Peskov, citado por la agencia rusa Interfax.

NOTICIA: Pegará cambio climático al sector agropecuario

Un responsable de la Casa Blanca indicó que ambos hablaron de "la necesidad de avanzar en el proceso de Viena", donde las grandes potencias acordaron este mes una hoja de ruta para celebrar elecciones sirias en los próximos 18 meses.

Moscú y Washington disienten, no obstante, sobre el futuro del presidente sirio Bashar al Assad. Rusia es uno de sus aliados más fieles, mientras que Estados Unidos reclama que abandone el poder.

NOTICIA: Obama muestra su liderazgo vs el cambio climático

Este lunes, "el presidente Obama reafirmó su convicción de que la salida de Bashar al Asad es necesaria e insistió en la importancia de concentrar los esfuerzos militares en el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en lugar de en la oposición moderada", según la fuente de la Casa Blanca.

Estados Unidos, que encabeza una coalición internacional antiyihadista, lleva más de un año bombardeando al EI en Irak y en Siria.

Rusia emprendió el 30 de septiembre una campaña de bombardeos para ayudar al régimen de Bashar al Asad frente al EI y a otras organizaciones "terroristas", la palabra con las que el presidente sirio se refiere a los grupos opositores.

Los países occidentales acusan a Moscú de atacar sobre todo a los rebeldes considerados como "moderados".

Según Peskov, Putin y Obama también abordaron la situación en Ucrania y coincidieron en "la necesidad de aplicar cuanto antes los acuerdos de Minsk", que buscan poner fin al conflicto entre el ejército de Kiev y los separatistas prorrusos del este del país.

La guerra, que ha causado más de 8.000 muertos desde su inicio en abril de 2014, ha aislado a Rusia, a la que la comunidad internacional acusa de haber enviado armas y soldados para apoyar a los rebeldes.

Rusia sufre desde entonces unas duras sanciones económicas occidentales.

Durante su encuentro, Obama volvió a asegurar a Putin que "las sanciones podrían levantarse" si Rusia respeta todas las cláusulas del acuerdo de Minsk, según el responsable estadounidense.

NOTICIA: Aumenta el impulso al financiamiento del cambio climático

El presidente estadounidense también expresó su "pesar" por la muerte de un piloto ruso cuyo avión fue derribado por Turquía en el norte de Siria, la semana pasada, y volvió a pedir que Ankara y Moscú rebajen las tensiones, según la misma fuente.

El presidente Putin se negó a reunirse con su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan, que deseaba hablarle al margen de la conferencia del clima.