El presidente estadounidense Barack Obama condenó el asalto de un comando talibán en una escuela en Peshawar, en el noroeste de Pakistán, que provocó al menos 130 muertos.

"Tomando como blanco a estudiantes y maestros en este ataque horrendo, los terroristas mostraron nuevamente su depravación", declaró Obama en un comunicado, destacando el compromiso de Estados Unidos con el gobierno paquistaní "para combatir al terrorismo y al extremismo" y promover la paz y la estabilidad en la región.