El 8 de noviembre, el gobierno de Obama aprobó una enmienda que amplía la Ley de Derechos Civiles de 1964 para proteger a los estadounidenses homosexuales y transexuales. Hasta el momento, no existe una ley federal que explícitamente proteja a las personas de ser despedidas, expulsadas o porque se les niegue un servicio a causa de su orientación sexual o identidad de género. Una propuesta para prohibir la discriminación laboral de los estadounidenses LGBT se ha visto obstaculizada de forma continua desde 1994.

La Ley de Igualdad que la Casa Blanca anunció que apoyaría a inicios de noviembre tiene como objetivo proporcionar una gama más amplia de protección, de la manera más directa posible. El proyecto de ley incluye lenguaje sobre los gays y transexuales en la legislación creada por la Ley de Derechos Civiles de 1964 la medida histórica que prohibió muchas formas de discriminación por raza, color, religión, sexo u origen nacional.

NOTICIA: ONU pide fin a la violencia vs comunidad LGBTI

Algunos activistas LGBT han sido reacios a entrar en el juego de una ley de esta magnitud; la largamente diferida Ley de no Discriminación del Empleado (ENDA, Employment Non-Discrimination Act), por ejemplo, es una propuesta independiente. Algunos piensan que la ley tendría mayores probabilidades de pasar si no tratara de proteger a las personas transgénero. Por el contrario, la Ley de Igualdad (Equality Act) busca simbolismos más potentes al adherir los derechos LGBT a una de las leyes por los derechos civiles más celebradas en la historia estadounidense. ¿Tiene sentido tener aquí en una caja, si se quiere, el género, la raza y el origen étnico, y luego poner en una distinta los temas LGBT por separado? , preguntó el senador Jeff Merkley en el Michelangelo Signorile Show a principios de este año.

Curiosamente, las personas transgénero pueden ya estar protegidas por la Ley de Derechos Civiles de 1964. El lenguaje de la ley prohíbe la discriminación por sexo , y en 1989, la Corte Suprema estadounidense explicó que esto significaba que los empleadores no pueden discriminar a las mujeres por no actuar lo suficientemente femeninas. Los juristas dicen que el precedente en contra de los estereotipos sexuales puede extenderse a las personas transgénero si son objeto de discriminación, ya que no se comportan de acuerdo con el sexo asignado a ellos en el nacimiento.

NOTICIA: Discriminación laboral afecta a 35% de comunidad LGBT

Esta interpretación ha ido ganando fuerza desde la década de 1990, cuando los demandantes transexuales comenzaron a ganar casos de discriminación laboral. El gobierno de Obama también ha ratificado este argumento legal en varias circunstancias. La Equal Employment Opportunity Commission (EEOC), la agencia federal que vela por las leyes de derechos civiles en los casos de discriminación laboral, anunció en el 2012 que la Ley de Derechos Civiles de 1964 también prohíbe la discriminación laboral contra las personas transgénero. En un memorándum en diciembre del 2014, el fiscal general Eric Holder anunció que el Departamento de Justicia apoyó oficialmente esta postura.

Como resultado de esas acciones, los empleados federales tienen ahora algún tipo de protección contra la discriminación transexual. (Los empleados federales y contratistas también están protegidos por orden ejecutiva). Los empleados del sector privado están en mayor riesgo, debido a que la EEOC tiene que tomar su caso en contra de los empleadores privados en los tribunales. Y aunque muchos jueces han encontrado esta teoría legal persuasiva, el Tribunal Supremo aún no ha abordado la cuestión específica.

Por esta misma lógica, la Ley de Derechos Civiles de 1964 también se puede extender a algunas protecciones para los homosexuales. Si una mujer gay es despedida porque lleva el pelo corto y no usa maquillaje, también se podría considerar discriminación sexual. Pero este tipo de protección es más limitado, ya que no se aplica cuando las personas homosexuales son despedidas simplemente por ser gay.

NOTICIA: Comunidad LGBT se reúne con Facebook por política de identidad

La medida en que la Ley de Derechos Civiles ya se aplica es únicamente en el tema del empleo, no de la vivienda o alojamiento público.

La EEOC afirmó en julio pasado que la propia orientación sexual debe ser protegida en virtud de las disposiciones sobre el sexo incluidas en la Ley de Derechos Civiles de 1964, pero hasta ahora, los tribunales han sido más escépticos con este argumento. Los jueces indican que el Congreso probablemente no esperaba que la Ley de Derechos Civiles de 1964 se utilizará para proteger a personas transgénero u homosexuales. Su decisión persistente de no promulgar la Ley de no Discriminación del Empleado es una prueba más de que el Congreso no está preparado para reafirmar los derechos LGBT contra la discriminación.

Para la Ley de Igualdad, por supuesto, es aún menos probable que logre pasar por el Congreso. Pero el intento de reelaborar una histórica ley de derechos civiles comienza a parecer menos audaz a la luz del contexto. Si, como dicen algunos, la ley ya implica algunas protecciones para los estadounidenses LGBT, a continuación, aprobar la Ley de Igualdad sólo sería hacer explícitas esas promesas.

Jeff Guo cubre economía, política interna y todo lo empírico.