El ex contador del Instituto Nóos, Luis Tejeiro, declaró este miércoles que la entidad fingía la contratación de empleados para permitir que lo asignado a salarios fuera a manos de Iñaki Urdangarin y su ex socio Diego Torres.

En el juicio del llamado caso Nóos , el ex asesor fiscal manifestó que se contrataban empleados ficticios y se tomaba una parte de los fondos que recibía el Instituto para justificarlo como salarios como cheques al portador que después cobraban los titulares del entidad.

NOTICIA: Infanta Cristina dice que "tenía confianza" en su marido

El testimonio de Tejeiro forma parte de la fase de declaración de testigos del juicio por el que se acusa a 17 personas, entre ellos la infanta Cristina de Borbón, hermana del rey de España y esposa de Urdangarin, que junto a Torres es uno de los principales acusados.

El Instituto Nóos realizaba eventos deportivos entre 2003 y 2006, y a Urdangarin y Torres se les acusa de cobrar por actividades no realizadas, por inflar el costo algunas de ellas y en todos los casos recibieron dinero de los gobiernos de Islas Baleares y comunidad Valenciana.

Tejeiro afirmó que las decisiones de esas operaciones las tomaban por igual Urdangarin y Torres, quienes desviaban el dinero a sociedades que tenían vinculadas al Instituto Nóos, y se entrecruzaban facturas para hacer ese manejo financiero.

NOTICIA: Esposo de infanta vincula a asesores de Casa Real con fraude

Además de Luis Tejeiro, en este caso va a declarar su hermano Miguel, quien pactó con la Fiscalía cooperar con la información l haber fungido también como contador del Instituto.

Los dos testigos son hermanos de Ana María Tejeiro, esposa de Diego Torres (y también acusada en este juicio), al que señalan de haberles pedido su trabajo en la entidad.

En su declaración, Luis Tejeiro aseguró que nunca recibió ninguna instrucción de la infanta Cristina, a quien no conoció durante su trabajo en Nóos.

NOTICIA: Infanta Cristina y su esposo depositan 2.3 mde de fianza

Urdangarin se enfrenta a una petición de cárcel de la fiscalía de 19 años, por malversación, fraude, estafa, lavado de dinero, prevaricación, tráfico de influencias, falsedad documental y delitos fiscales.

Por su parte, la infanta Cristina está acusada de delitos fiscales presuntamente cometidos en cooperación con su esposo a través de las operaciones de sus empresas.

erp