Londres. Los británicos conocerán el día de mañana el nombre del sucesor de la primera ministra británica conservadora, Theresa May, un puesto que parece asegurado para el polémico Boris Johnson, cuya victoria reforzaría un posible Brexit sin acuerdo.

Favorito en los sondeos y entre los militantes del Partido Conservador, Boris Johnson vio un adelanto de las dificultades que le esperan. El ministro de Finanzas, Philip Hammond, en desacuerdo con su estrategia sobre el Brexit, anunció que si ganaba, dimitirá.

Boris Johnson, de 55 años, exministro de Relaciones Exteriores, se opone en esta carrera a Jeremy Hunt, de 52 años, su sucesor al frente de la diplomacia británica.

Los 160,000 miembros del Partido Conservador deberán decidir entre los dos. Los votos se cerrarán el día de hoy. El vencedor será designado jefe del Partido Conservador y se presentará el miércoles ante la reina Isabel II, que le confiará la responsabilidad de formar gobierno.

Principal protagonista de la victoria del Brexit en el referéndum del 23 de junio del 2016, el exalcalde de Londres no descarta una salida de la Unión Europea sin acuerdo el 31 de octubre, fecha de la salida, inicialmente prevista el 29 de marzo.

Una estrategia inaceptable para el ministro de Finanzas, Philip Hammond, un peso pesado del Ejecutivo.

“Si suponemos que Boris Johnson se convierte en el próximo primer ministro, entiendo que sus condiciones para estar en su gobierno incluirán la aceptación de una salida sin acuerdo el 31 de octubre, y es algo a lo cual nunca podré adherirme”, declaró en la BBC.

El ministro señaló que dimitirá antes incluso de que le pidan dejar la cartera, o de que sus funciones se detengan de facto con el fin del gobierno de May.

“Estoy seguro que no voy a ser destituido porque voy a renunciar antes”, dijo.