Berlín. El miembro del grupo punk Pussy Riot Piotr Verzilov, que había sido detenido tras irrumpir en el terreno de juego durante la final del Mundial de Rusia, llegó a Alemania, donde fue ingresado en un hospital de Berlín por la familia, que denuncia un intento de asesinato por envenenamiento.

Verzilov, de 30 años, que también tiene la nacionalidad canadiense, llegó a Berlín a bordo de un avión hospital el sábado por la noche, acompañado de miembros de su familia y proveniente del hospital de Moscú, donde fue ingresado el martes en estado “grave”.

“Era importante para la familia que fuese hospitalizado lo más rápido posible fuera de Rusia”, indicó al diario alemán Bild Jaka Bizilj, responsable de la oenegé alemana Cinema for Peace, que organizó el traslado en avión y que apoya desde hace años al movimiento Pussy Riot.

“Ésta es la razón por la cual hemos enviado un avión-ambulancia a Moscú y esperamos que en Berlín puedan ayudarle rápidamente y se pueda saber si fue envenenado en Rusia y cómo”, añadió.

Intento de asesinato

Según la esposa de Piotr Verzilov, de quien vive separada, no hay lugar a dudas en cuanto al envenenamiento.

“Parto de la base de que fue víctima o de un acto de intimidación o incluso de un intento de asesinato” por envenenamiento, declaró a Bild Nadeja Tolokónnikova, a su llegada a Berlín junto a él el sábado por la noche.

Tolokónnikova publicó imágenes del aterrizaje en su cuenta de Facebook.

“Tres hurras a todos los que han escrito, llamado, visitado, llorado y cantado. Estamos en Berlín, todo va bien”, escribió por su parte en su cuenta la pareja actual de Piotr Verzilov, Veronika Nikulshina.

En Canadá, el primer ministro Justin Trudeau dijo esta semana que estaba “preocupado” por las informaciones sobre Piotr Verzilov.

El caso surge en medio del escándalo del caso Skripal.