Ciudad de México. Javier Calderón, consultor en el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales de Guatemala, destacó sobre el acuerdo que obligó Trump firmar a Guatemala, que “una de las polémicas en Guatemala es que no se sabe si se afectará al presupuesto público, y se tiene que pasar al Congreso y no por la vía fast track como hizo Jimmy Morales”, dijo el consultor guatemalteco.

“Trump está enojado porque no ha logrado poner el muro con México y ahora Guatemala lo complace, esto evidencia la debilidad de la política exterior guatemalteca y la incapacidad de manejar situaciones importantes para el país”.

Natasha Uren Vázquez, miembro de la organización Coalición de Migrantes Mexicanos, destacó que si a Guatemala no le dan los recursos financieros que necesita como sucede con el acuerdo de readmisión entre la Unión Europea y Turquía, el flujo migrante seguirá movilizándose bajo la clandestinidad. Además, agregó que Guatemala como tercer país seguro no le resuelve las cosas al gobierno mexicano para afrontar la migración.

Para Rafael Soler, docente de la Universidad La Salle, “el refugiado perseguido tiene que llegar a condiciones seguras así como a obtener un trabajo, reconocimiento de estudios, inserción en la sociedad, y la verdad es que ningún país debajo de EU cumple estos requisitos cabalmente”, consideró.