Ciudad de México. Los casos del fallido operativo contra Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín, el Chapo, Guzmán y el asesinato de integrantes de la familia LeBarón en Sonora impactan en la relación diplomática entre México y Estados Unidos, coinciden especialistas, y destacan que la colaboración del gobierno estadounidense en temas de seguridad no es nueva, uno de los antecedentes es la Iniciativa Mérida.

Sobre el aprovechamiento de estos casos por parte del presidente Trump, el embajador Andrés Rozental, expresidente fundador del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), comenta que en “la relación bilateral el tema de seguridad tiene resonancia en Estados Unidos por lo que pasó con la familia LeBarón; el presidente Trump aprovechó para retomar el tema de (la construcción del) muro fronterizo para evitar que los criminales y los cárteles mexicanos asesinen a los americanos”.

Rozental agrega que en cuestión de imagen país, “la matanza de ciudadanos americanos resuena en el mundo y habla mal de la imagen y seguridad de México, no sólo para extranjeros sino para mexicanos”.

Sobre la responsabilidad en la creación de una estrategia de seguridad sólida, el embajador Rozental asegura que es urgente que México atienda el tema de seguridad por iniciativa propia y no por petición de Estados Unidos: “ambos casos (culiacanazo y LeBarón) tienen un efecto en la relación, pero más allá de eso lo más importante es lo que está pasando internamente en México”.

“México no es el único país que tiene criminales, contrabando y tráfico de drogas, pero sí es el único país que se ha envuelto en total indefensión”, consideró.

Respecto al ofrecimiento de apoyo por parte de Donald Trump para combatir la inseguridad, Rozental recordó que México ha recibido apoyo de EU en esta materia desde hace varios años, como la Iniciativa Mérida, “el intercambio de información e inteligencia no es nuevo”, dijo.

“Urge una estrategia nacional para combatir la inseguridad, no necesitamos a los norteamericanos, necesitamos que el gobierno mexicano se ponga las pilas y desarrolle una estrategia que funcione y que le dé a los mexicanos tranquilidad”.

¿Intervención militar?

Tom Cotton, senador republicano, reaccionó de esta manera tras lo ocurrido a la familia LeBarón: “Si el gobierno de México no puede proteger a los ciudadanos estadounidenses en México, en EU tal vez tengamos que tomar las cosas en nuestras manos”.

Javier Oliva, especialista en temas de seguridad, descarta que haya una intervención de Estados Unidos, pero ante la falta de lineamientos de política exterior en seguridad y otros temas, es relativamente fácil que la Casa Blanca imponga sus prioridades a México”.

Sin embargo, Eduardo González, profesor investigador de la escuela de Ciencias y Gobierno del Tec de Monterrey en Guadalajara, consideró que, con el pretexto de la seguridad de sus ciudadanos en México, Trump busca la manera de poder intervenir en el país.

En cuanto al tráfico de armas, los expertos coincidieron en que el problema no es la venta de armas en Estados Unidos sino quien las deja entrar a México.

[email protected]