Elon Musk y otros grandes nombres del mundo tecnológico están preocupados por el desarrollo de una inteligencia artificial tan avanzada que pueda convertirse en una amenaza para la humanidad misma (imagina robots asesinos autoconscientes que toman el mejor camino de acción para acabar con la raza humana).

Elon Musk, de la compañía de autos eléctricos Tesla, ha sonado la alarma sobre esta posibilidad desde hace un tiempo. En un encuentro en el MIT el año pasado, Musk calificó a la inteligencia artificial como la amenaza existencial más grande para la humanidad y la comparó con invocar al demonio mismo . Este físico, que quiere llevar turistas al espacio, es parte de una serie de científicos y líderes de tecnología, incluyendo el cofundador de Apple, Steve Wozniak, y Stephen Hawking, que ha firmado una carta para pedir a los desarrolladores de inteligencia artificial que trabajen sistemas que hagan lo que queremos que hagan , en lugar de, digamos, matarnos a todos.

NOTICIA: Piden que se prohíban los robots asesinos

Incluso Bill Gates aseguró que no entiende por qué hay personas despreocupadas por la posibilidad de un robot consciente de sí mismo, un pícaro que tome sus propias decisiones, durante un chat organizado por Reddit en enero pasado.

Este contingente anti Skynet, en referencia a la entidad superinteligente creada por James Cameron en la saga de Terminator, invierte cada vez más dinero donde está su temor distópico. Musk y un grupo de grandes nombres de la tecnología, incluyendo a Peter Thiel, su compañero y cofundador de PayPal, así como la compañía Amazon Web Services acaban de anunciar unos 1,000 millones de dólares para un nuevo grupo llamado OpenAI (Inteligencia Artificial Abierta, en español).

Es una nueva empresa sin fines de lucro dirigida al desarrollo de inteligencia artificial responsable. Es difícil imaginar cuánto puede ayudar la inteligencia artificial a un nivel humano y es igualmente difícil imaginar cuánto daño podría hacer a la sociedad si se construye o se utiliza incorrectamente , se dijo en un post que describía la creación de la empresa. Su director de tecnología es Greg Brockman, quien antes ocupó el mismo cargo en la empresa digital de pagos Stripe; Musk y Sam Altman, presidente de YCombinator, fungen como copresidentes.

NOTICIA: Inteligencia artificial, ?útil herramienta

El grupo dice que los investigadores serán alentados a publicar su trabajo y que cualquier patente que se obtenga será compartida con el mundo . No hay planes para gastarse los 1,000 millones de dólares de inmediato, sino una pequeña fracción para los próximos años.

OpenAI no es la primera compañía sin fines de lucro con grandes lazos con las firmas tecnológicas enfocadas a encontrar usos positivos a la inteligencia artificial. En el 2014, el cofundador de Microsoft, Paul Allen, puso en marcha el Instituto Allen para la Inteligencia Artificial, con el lema: Inteligencia artificial para el bien común .

En el fondo de estas inversiones aparentemente altruistas queda claro que Silicon Valley piensa en un futuro en el que los terminators existan es inevitable. Y quieren hacer todo lo posible para asegurarse de que la tecnología que soportará a esas máquinas de matar se utilice para el bien.

Andrea Peterson cubre para The Washington Post políticas tecnológicas, con un enfoque en la ciberseguridad, la privacidad del consumidor, la vigilancia y el gobierno abierto.

mac