Caracas. Ni los fabricantes de hielo se salvaron de la ola de saqueos que se registró en los últimos días en el estado venezolano de Zulia y que dejó pérdidas millonarias y graves daños a empresas e industrias que amenazan con agravar la escasez de alimentos y bienes básicos.

Escenas de supermercados, panaderías, carnicerías, ferreterías y centros comerciales completamente arrasados, con las vidrieras rotas y las puertas y paredes destruidas se hicieron recurrentes en algunos puntos de la ciudad de Maracaibo, capital del estado petrolero de Zulia, donde entre el lunes y el martes se reportaron cientos de saqueos perpetrados por grupos de más de 500 personas que devastaron los comercios y almacenes, dejando desolación a su paso, según describieron algunos habitantes de esa localidad.

Polar, el emblema

Una de las empresas más importantes en el sector de alimentos en Venezuela es Polar.

La empresa informó que la producción y distribución de alimentos y bebidas de la compañía resultó afectada por los saqueos, de acuerdo con el diario El Nacional.

Explicaron que 150,000 cajas de productos fueron robadas de la planta de bebidas, mientras que en la planta de alimentos se robaron 160 paletas de producto terminado y casi 77,000 unidades de pasta.

Zulia enfrenta la compleja situación en medio de una creciente tensión política por el enfrentamiento entre el gobierno y la oposición y la crisis económica que azota al país con una desbordada hiperinflación de siete dígitos y una severa recesión que se ha extendido por cuatro años y que alcanzó a la industria petrolera, corazón económico del país.

El líder opositor y jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se refirió la víspera a la situación en ese estado y dijo que “Maracaibo está pasando horas muy duras”.

Zulia, al igual que el resto del país, sufrió los rigores del apagón nacional que se registró entre el 7 y 11 de marzo y que aún se mantiene en algunas zonas de Caracas y el interior del país.

El estado petrolero, en crisis.