París. Uno de los modos más adecuados para combatir el calentamiento global es imponer un precio a la contaminación del anhídrido carbónico, según algunos líderes mundiales en la cumbre internacional sobre el clima, entre ellos el presidente estadounidense, Barack Obama.

Ya sea imponer un impuesto a dichas emisiones o aplicar un precio al carbono y comerciar con la contaminación del carbono como un producto cualquiera contribuirá a encauzar el capitalismo a un futuro en el que no se atrapen gases contaminantes en la atmósfera, dijeron líderes de México, Chile, Francia, Alemania, Canadá y Etiopía, además de los titulares del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Creo desde hace tiempo el modo más elegante para impulsar la innovación y reducir las emisiones de carbono es ponerles precio , afirmó Obama en conferencia de prensa en París. Evidentemente no me hago ninguna ilusión de que este Congreso imponga nada por el estilo .

El número de naciones, provincias, estados o ciudades que han puesto precio al carbono se ha triplicado el año pasado y asciende ahora a 40, incluso algunos estados de Estados Unidos, dijo el lunes el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Young Kim. Kim y otros señalaron los impuestos al carbono en Francia, Suecia y Columbia Británica, en Canadá, como ejemplos.

Sencillamente no podemos darnos el lujo de seguir contaminando el planeta al ritmo actual , afirmó Kim. Imponer precios al carbono es crítico para reducir las emisiones, preservar nuestro ambiente y proteger a los más vulnerables .

El nuevo primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que el impuesto al carbono de Columbia Británica demuestra que dicha medida no es perjudicial para la economía.

La energía barata y sucia no es barata para el planeta ni para la salud de nuestro pueblo , afirmó la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, en la cumbre de París. Cuando se incorporan impuestos a nuestras políticas climáticas podemos controlar las fuerzas del mercado que pueden conducir a cambios profundos en nuestras pautas de emisiones .

Europa tiene precios al carbono, y la clave para el futuro es que toda nación aplique algún tipo de precios uniformes para el carbono, a fin de que los intereses energéticos no pasen a otra nación en busca de combustibles sucios, afirmó la canciller alemana, Angela Merkel.