El líder del partido socialista español PSOE, Pedro Sánchez, rechazó este miércoles facilitar la formación de un nuevo gobierno del conservador Mariano Rajoy cuyo formación, el Partido Popular (PP), ganó las elecciones legislativas pero quedándose lejos de la mayoría absoluta.

"Hemos sido claros: vamos a votar en contra de la continuidad del PP a frente del gobierno, con Mariano Rajoy como presidente del gobierno", dijo Sánchez en una rueda de prensa tras reunirse en el palacio gubernamental con el líder conservador, que necesita la abstención socialista para seguir en el cargo.

NOTICIA: España decide el fin del bipartidismo

El PP obtuvo 123 de los 350 diputados del Congreso español y aspira a formar un gobierno en minoría con la abstención del PSOE (90 escaños) y la formación de centroderecha Ciudadanos (cuarto partido con 40 diputados), que se comprometió a ello.

Sin embargo, Sánchez, con su partido presionado por la emergencia de la izquierda radical de Podemos (69 escaños), le negó este apoyo y abrió la puerta a intentar liderar un gobierno alternativo.

"Entendemos que esto es decir +sí+ al cambio, cumplir con el mandato de los españoles que han pedido un cambio progresista presidido por el diálogo, que es precisamente lo que no ha tenido Mariano Rajoy y el PP durante estos últimos años", aseguró en la sede de su partido.

"Es responsabilidad de la primera fuerza política intentar formar gobierno" pero si no lo lograra "vamos a explorar todas las posibilidades para que haya un gobierno de cambio" y evitar la repetición de las elecciones, afirmó.

NOTICIA: Emergentes pulverizan bipartidismo en el Parlamento español

"Las elecciones tienen que ser la última opción", insistió.

Este gobierno alternativo pasaría por una hipotética coalición con Podemos a la que deberían añadirse otras fuerzas políticas como Ciudadanos, que ya descartó este tipo de alianza, o los independentistas catalanes, que reclaman un referéndum rechazado por parte del PSOE.

erp